Más

Suscribirse

Redes Sociales

“En la ciudad del águila negra”, un mirada a Bogotá del periodista Guillermo Tovar

Bogotá guarda en sus calles, sus plazas y sus edificios una serie de personajes particulares que son recogidos por el periodista y escritor Guillermo Tovar en el libro “En la ciudad del águila negra”.

Los títulos de los 25 cuentos son tan particulares como las mismos personas que aborda: “Ratas voladoras”, “La casa en el suelo”,”La segunda hamburguesa del Estado”, “La farmacia de la bisabuela”, “El profesor de la potrancas” o “La mujer de los zapatos rojos”, que dejan ver el ojo observador de Tovar sobre múltiples situaciones que ocurren principalmente en la capital colombiana.

La pluma de Tovar se ha consolidado a lo largo de sus años como hábil reportero en varios medios de comunicación en Colombia y España.

Bogotano por adopción, Tovar nació en Venezuela, toma situaciones cotidianas y las lleva a una narrativa que despliega en 142 páginas del libro editado por la editorial El Buque de papel.

El título del libro, explica Tovar a EFE, tiene que ver con que el escudo de Bogotá tiene un “águila negra, un águila rampante, como dicen los que estudian la heráldica”.

“Construí el título a partir de una investigación que leí en la que se hablaba de la ‘ciudad del águila negra’ y el escudo de Bogotá tiene esas nueves granadas y un águila negra arriba”, detalla.

Al desglosar su libro, Tovar dice que la mayoría de cuentos transcurren en la capital colombiana, pero hay otros que suceden en Cartagena de Indias, en un pueblo de Antioquia, y otro en Venezuela.

“La idea era hacer algo ceñido a Bogotá” porque es “una ciudad a la que quiero como si hubiera nacido en ella y porque la he vivido muchísimo, especialmente porque en el trabajo de periodista me ha tocado ir muchas veces al centro o a los lugares en donde están los poderes del país”, añade.

Tovar reconoce que al comienzo ir al centro de la ciudad era tedioso pero luego empezó a “tomarle cariño” y a sentirse en su “casa”.

VER Y ESCUCHAR LO COTIDIANO

A partir de ese ejercicio laboral, comenzó a acercarse a los personajes como los que se encontraba habitualmente: el policía, el habitante de la calle y a los vendedores informales, entre otros.

“Llega un momento en que uno se siente muy contento de estar compartiendo con ellos y comencé a recoger datos y por eso el libro es “muy bogotano, muy concentrado en la ciudad”.

Para darle vida a “En la ciudad del águila negra” Tovar necesitó trabajar en ello los cuatro últimos años aunque la idea de hacerlo se remonta más de una década.

La filigrana de cada cuento encierra una labor de investigación y de escucha y sacar frases como “ratas voladoras”, que le sirve de título al cuento que habla sobre las palomas a las que los visitantes del centro de Bogotá, especialmente La Plaza de Bolívar ven y alimentan y que, según los cálculos, pueden ser alrededor de 1.500.

“Otras historias hablan de personas que existen o que han existido y que se pueden identificar”, dice Tovar, quien concluye que lo que busca el libro es “expresar un cariño por la ciudad, por sus personajes y demostrar que es interesante y rica en situaciones”.

El siguiente reto para Tovar es un libro en donde contará las peripecias que tuvo que pasar para entrevistar a 20 pintores y escritores.

“Incluso, hubo algunas que no logré hacer”, explica y agrega: “Más adelante vendrá una obra más compleja y es una historia novelada que tiene que ver con Bogotá y la historia de Colombia”. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *