Más

Suscribirse

Redes Sociales

En el juicio a Genaro García Luna; Felipe Calderón saldrá perjudicado por los testigos

Durante el proceso que se le sigue en Estados Unidos al exsecretario de Seguridad Pública federal, acusado de varios delitos, entre ellos narcotráfico, se espera que los testigos saquen a relucir el nombre del exmandatario panista

A tres años de que fuera detenido Genaro García Luna en Estados Unidos, por fin, el martes pasado, inició el juicio en su contra. El Secretario de Seguridad Pública federal durante el gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, es acusado por la Fiscalía de EE. UU. de cinco delitos, tres de ellos por narcotráfico: participar en una empresa criminal continua, conspiración internacional de distribución de cocaína, conspiración para distribuir y poseer con la intención de distribuir cocaína, además de falsas declaraciones y delincuencia organizada.

Dicho en otras palabras, el otrora súper policía de 2006 a 2012, es señalado por las autoridades estadounidenses de aceptar decenas de millones de dólares en sobornos, a cambio de ayudar al cártel de Sinaloa a mover droga y para evitar la captura de sus integrantes.

Este juicio, que podría durar 8 semanas, podría aclarar que los cárteles de la droga operaban abiertamente entregando fuertes cantidades de dinero a las autoridades policiacas, militares e, incluso, hasta los más altos cargos (la Presidencia de la República).

Por ello, pese a que García Luna se ha declarado no culpable de los cargos que le achacan, no se descarta que los testigos citados al juicio pongan al expresidente Felipe Calderón en el banquillo de los acusados, al haber nombrado a Genaro como secretario de Seguridad Pública y ser su jefe directo.

El 19 de enero, se filtró parte de la lista de testigos que podrían declarar en contra de García Luna, y entre ellos se encuentran Jesús Reynaldo Zambada García, alias “El Rey” y hermano menor de “El Mayo” Zambada, Sergio Villarreal Barragán, alias “El Grande”, y Édgar Veytia, alias “El Diablo” y ex fiscal de Nayarit.

Vale recordar que “El Grande” – detenido en 2010 en México y extraditado a Estados Unidos en 2012– ya había declarado que Genaro García y Luis Cárdenas Palomino colaboraron con el Cártel de Sinaloa y Los Beltrán Leyva, cuando ambos laboraban en la Secretaría de la Seguridad Pública Federal.

CALDERÓN LO NOMBRÓ SECRETARIO A PETICIÓN DE CAPOS

El periodista y escritor Jesús Lemus publicó en septiembre de 2020 el libro “El Licenciado”, editado por Harper Collins, donde narra los nexos y complicidades que Genaro García Luna tenía con las altas esferas del Cártel de Sinaloa y otros capos del crimen organizado.

En el texto citado, Lemus escribe que Felipe Calderón Hinojosa habría designado a García Luna como titular de la Secretaría de Seguridad Pública federal, tras un acuerdo previo con el Cártel de Sinaloa y los hermanos Beltrán Leyva.

El periodista michoacano reveló que Ismael “El Mayo” Zambada y Arturo Beltrán Leyva, “El Barbas”, líderes del Cártel de Sinaloa y del Cártel de los Beltrán Leyva, respectivamente, que mantenían una alianza criminal en 2006, planearon en una casa de la colonia Las Quintas, de Culiacán, Sinaloa, la manera en que buscarían colocar a “El Licenciado” como conocían a Genaro García Luna dentro de la administración del entonces presidente electo Felipe Calderón.

Para el acercamiento con el mandatario electo, los líderes de ambos cárteles le encomendaron dicha tarea a Sergio Enrique Villarreal Barragán, alias “El Grande” jefe de escoltas de Arturo Beltrán Leyva, quien contó los detalles de los hechos a Jesús Lemus al coincidir en el penal de Puente Grande, cuando el periodista estuvo encarcelado por falsas acusaciones de narcotráfico y posteriormente salió exonerado.

Así, Villarreal Barragán narró a Lemus que Guillermo Anaya Llamas, expresidente municipal de Torreón (2002-2004) y luego senador del PAN (2006-2012), era cuñado de su hermano y tenía una buena relación de amistad. El entonces senador del blanquiazul pertenecía al círculo cercano a Felipe Calderón, por lo que el jefe de escoltas de Arturo Beltrán no dudó en ponerse en contacto con él y explicarle la encomienda que tenía.

“Estaban organizando la fiesta de bautizo de su hija, cuyos padrinos serían Felipe Calderón y Margarita Zavala. El evento tendría lugar (…) el 25 de septiembre (…) en la ciudad de Torreón. En esa llamada, Guillermo Anaya invitó al ‘Grande’ a la recepción que se ofrecería después del acto sacramental. Ahí tendría la posibilidad de hablar con el entonces presidente electo Felipe Calderón y con ello cambiar la historia de la relación del narco con el gobierno federal”, escribió Jesús Lemus en el prólogo de su libro.

Y ahonda en que esa reunión sería únicamente la presentación

para que meses después, García Luna concretara la reunión entre “El Grande” y Felipe Calderón en la Ciudad de México en el año 2006.

El escritor apuntó: “… ahora no se trataba de sobornar a García Luna, sino al propio Presidente de la República, para que accediera a las ambiciosas intenciones de La Gerencia (como se conocía a los líderes de ambas organizaciones criminales) de tener un secretario de Seguridad Pública a modo. ‘El Barbas’ y ‘El Mayo’ estaban tocando a la puerta de la historia, intentando llegar hasta donde ningún otro narcotraficante en México había podido: corromper el poder presidencial”.

Dicha reunión, de unos 20 minutos de duración, resultó fructífera: Felipe Calderón habría aceptado un soborno millonario para que aceptara nombrar a Genaro García Luna como secretario de Seguridad Pública federal.

Por eso el temor del exmandatario panista, pues ahora es muy probable que salga a relucir nuevamente su nombre en un juicio por narcotráfico en Estados Unidos.

EL EXPRESIDENTE, EN ESPAÑA

La semana pasada, Felipe Calderón fue grabado en Alicante, España, cantando “El martes me fusilan”, acompañado de un mariachi, melodía que coincide con el día de la semana en que inició el juicio en contra de su exsecretario Genaro García Luna.

David Casco Sosa estudió la licenciatura en Ciencias de la Comunicación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, en la generación 1988-1991.

En la misma escuela fungió como profesor en las materias de Sociedad y Comunicación y Propaganda y Opinión Pública.

Reportero desde 1990, ha pasado por las redacciones de revistas y periódicos como Quehacer Político, México HOY, Tabasco HOY, Campeche HOY, Milenio, Novedades, El Gráfico, Impacto, IQ Magazine, Diario BASTA, etcétera, donde se ha desempeñado como reportero, jefe de redacción, editor, subdirector y director. Actualmente es director editorial del semanario digital Ángel Metropolitano, desde su fundación.

En 2008, ganó el Premio Nacional de Periodismo, en el género de Entrevista, y en 2019 en el género de Nota más oportuna, ambos entregados por el Club de Periodistas de México.

Ha sido consultor de proyectos editoriales para la formación de varios diarios en provincia, pero siempre ha regresado a la Ciudad de México, donde incursionó también en la edición y cuidado editorial de libros sobre el tema de la delincuencia organizada.

También ha impartido conferencias sobre el tema de periodismo en diversas universidades, y colabora como dictaminador literario para dos editoriales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *