Más

Suscribirse

Redes Sociales

El tiempo decía algo, pero el viento cambió de parecer

EFE/David Guzmán
EFE/David Guzmán

La que acabamos de observar en Guerrero es una tragedia llena de inexperiencia e ineptitudes. México siempre ha sido un país proclive a eventos meteorológicos y de toda índole. Desde inundaciones hasta temblores o sequías, etcétera.

¿Por qué pasan estos fenómenos en nuestro país? Porque es parte de su localización geográfica. ¿Cómo se pueden evitar? No se pueden impedir. Pero lo que sí se puede evitar es seguir dando permisos de construcción a diestra, y más en lugares que sin estudios se entregan autorizaciones falseadas.

Es urgente que estos permisos ya no se otorguen, pues es muy fácil expedirlos, y hay demasiados. Por ejemplo, en la alcaldía Benito Juárez, y muchos más municipios del país. Qué fácil es dar permisos de tomas de agua cuando ya no se da abasto el sistema de agua potable de la CDMX y el país.

También es muy fácil criticar al presidente López Obrador, como si el estar enlodado fuera una condición de arropar a los damnificados. Ergo, ¿qué hace la población civil, la Cruz Roja, el DIF nacional, la CFE y otras instancias? Enmendar las ineficiencias de las autoridades que les corresponde administrar el desastre, como Protección Civil, con sus diferentes áreas.

¿Por qué no se vio a la oposición ahí, como dijeron, o solo fue para la foto? ¿Acaso ya se les olvidó cómo el PAN cambió las reglas del Fideicomiso Fondo de Desastres Naturales (Fonden) y luego el PRI las adoptó y siguieron haciendo de las suyas?

¿Por qué cambiaron las reglas de operación del Fonden a modo? ¿De verdad creen que el pueblo olvida?

¿O los apoyos que está anunciando el Presiente son de saliva? Pues no. Nos falta siempre poner en su justa dimensión cada cosa, cada tema.

Lo que sí hace falta es mejorar lo que no se hace bien y sancionar a los que ya sea por acción u omisión, no cumplan con su obligación, pues para eso fueron contratados.

En el caso de Guerrero, es una vergüenza que no hayan alertado oportunamente a la gente de lo que pudiera pasar con Otis.

Es una pena la pérdida de vidas. Es una pena y desgracia los empleos que se pierden, los ingresos. Es una pena lo que pasó y la tragedia en que terminó el huracán en Acapulco.

Aquí la demagogia no cabe, son acciones. Y de verdad la oposición se quedó corta también, pues tuvo una oportunidad de oro para sacar la casta y no supo qué hacer. ¿De verdad Xóchitl cree que va a ganar?

No creo. Pero seguro en algún momento, a su tiempo, se acercará con la ganadora a negociar algo.

Vaya, creo que la candidata ganadora no lo necesitaría, pero en política los renglones son torcidos.

Por ahí dicen que la señora Xóchitl ya se va por la libre y que sus gurús están preocupados. ¿Será que le puede pasar lo que le sucedió a Pedro Lascuráin?

Política y desastres van de la mano, y seguro la doctora toma nota para poner a gente capaz en cada posición clave, porque son muchos los desastres que faltan por venir y atender, principalmente temblores y terremotos. Ahí están los Atlas de riesgo, ¿qué se está haciendo al respecto?  <<

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *