Más

Suscribirse

Redes Sociales

El suicidio: un enemigo silencioso creciente en México

shorturl.at/bIL29

Según datos del inegi, mujeres y los jóvenes de 15 a 29 años son las poblaciones que registran los aumentos más acelerados en las tasas de fallecimientos por suicidio.

De 2019 a 2021, los casos de suicidio incrementaron 15% en el país. Fueron 7,223 casos en 2019. Se registraron 7,896 en 2020 y 8,351 en 2021. Durante el 2021 alrededor de 23 personas por día, fallecieron a causa del suicidio.

Algunos especialistas se han atrevido a llamar al suicidio “la segunda pandemia”. Puesto que el número de personas que fallecen por esta causa va en incremento, no solamente en México. Alrededor del mundo los casos han incrementado con el tiempo.

Es importante tomar en cuenta la importancia de atender la salud mental, muchas veces estos padecimientos o trastornos de salud no son atendidos de manera adecuada debido a los muchos prejuicios que aún existen al respecto. Las enfermedades mentales son realmente importantes y pueden llegar a desencadenar problemas de salud físicos.

Los trastornos de ansiedad y depresión son unos de los principales problemas de salud mental que han llevado a las personas a cometer autolesiones que llegan a tener desenlaces fatales. Estos trastornos no siempre son visibles, muchas veces la depresión es un enemigo silencioso.

Te podría interesar: Habitantes de Monterrey crean autodefensas contra violencia y narcos

Según datos del inegi, mujeres y los jóvenes de 15 a 29 años son las poblaciones que registran los aumentos más acelerados en las tasas de fallecimientos por suicidio.
Fuente: Pexels

Es por todo lo anterior que este 10 de septiembre se conmemora el Día Mundial de la Prevención del Suicidio, con ello se busca reforzar la difusión de la información necesaria para conocer más a detalle todos los aspectos que se ven involucrados en los suicidios. Así mismo, se busca disipar las críticas y prejuicios que surgen entorno a los temas correspondientes a la salud mental.

Señales de alarma sobre el suicidio

Como ya fue mencionado, muchas veces la depresión es un enemigo silencioso, y no podemos darnos cuenta de que cerca de nosotros hay personas que lo padecen, hasta que suceden eventos fatales. Es por ello que podemos ayudar si detectamos algunas de las señales de alerta que aparecen a continuación.

  • Detectar aspectos biológicos ya sea que la persona padezca algún trastorno mental o que algún miembro de su familia haya cometido suicidio con anterioridad.
  • Pierden el interés en actividades o situaciones que antes disfrutaban.
  • Se involucran en conductas o situaciones que implican riesgos aparentemente no necesarios.
  • Hablan del momento posterior a su muerte, suelen consultar a sus seres cercanos sobre si podrían hacerse cargo de sus pertenencias.
  • Se aíslan o evitan el contacto con amigos, familiares o personas de su entorno.

¿Cómo actuar ante la detección de las señales de alerta?

  • Pregunta: ¿Qué puedo hacer por ti? Es importante saber cómo piensa la persona, si le gustaría recibir ayuda y cómo le gustaría ser tratada.
  • Escucha sin dar consejos y sin juzgar. Es importante hablar poco mientras alguien habla de su sentir y atender con atención, no hay que generar críticas puesto que la intención es que la persona se sienta escuchada y comprendida.
  • Acompaña con presencia activa si esa persona está en terapia o simplemente requiere de compañía.
  • Expresa tus emociones. Es importante hacer que la otra persona se sienta comprendida, por ello, puedes expresarle lo que sientes sin juzgarla.
  • Atiende con naturalidad lo que se te confía.
  • Brinda seguridad a la persona haciéndole saber que estará para ella o que hay especialistas que pueden ayudarle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *