El recuerdo de los muertos alrededor del mundo

564 vistas
21 min lectura
Participantes en el Yu Lan en Wan Chai, Hong Kong

Muchos ya tienen preparado su disfraz y su cesta para jugar al “truco o trato”… O no. Porque todo depende del lugar en el que se encuentren: hay más maneras de celebrar la “Noche de Brujas” o “El Día de Todos los Santos” y sus equivalentes en otras culturas y tradiciones.

Si bien Halloween, fiesta popularizada por Estados Unidos, tiene sus raíces en las religiones paganas celtas e irlandesas (el “Samhain” en concreto), no es la única fiesta con la que rendir homenaje a los muertos, ni se celebra siempre de la misma manera. A continuación, hacemos un repaso de cómo se viven estas fiestas en otros rincones del mundo.

LA MASCARADA EN COSTA RICA

Aunque la celebración equivalente a Halloween de América Latina que suele ser más conocida internacionalmente es el Día de los Muertos mexicano, el festejo costarricense también va tomando popularidad en el resto del mundo.

Se trata del Día de La Mascarada o Día de las Mascaradas, y tiene lugar el 31 de octubre en este país centroamericano. La Llorona, el Diablo, la Segua, el Polizonte, la Muerte, la Giganta, el Padre sin Cabeza o la Chingoleta, son algunos de los personajes del folclore tradicional cuyas pintorescas y coloridas máscaras pueden verse por las calles.

DÍA DE LOS MUERTOS EN MÉXICO Y LATAM

Si hay una fiesta equivalente a Halloween que rivalice en fama con ella es, sin duda, el “Día de los Muertos” (1 y 2 de noviembre) en México, extendido a otras zonas de América Central y Latinoamérica en general. Con diferentes raíces y tradiciones, el culto a los difuntos es el nexo común.

Con la Santa Muerte como protagonista, y una visión que se aleja del oscurantismo siniestro de Halloween en pos de una celebración mucho más colorida, la vitalidad sustituye al misterio en desfiles y fiestas llenos de disfraces, música, decoración e incluso humor.

Se cree que el 31 de octubre a medianoche las puertas del cielo se abren y los espíritus de los más pequeños regresan a la tierra junto a sus seres queridos durante 24 horas, a los que realizan ofrendas de juguetes y dulces. A su vez, el 2 de noviembre regresan las almas de los adultos, y sus ofrendas son cigarrillos y mezcal.

Con las calaveras como protagonistas en vez de las calabazas, los niños piden dinero en lugar de golosinas, pero no faltan los dulces, especialmente el pan de muerto y las calaveras de azúcar y chocolate caliente, además de comidas como los tamales o las tortillas, y otras bebidas y alimentos.

Estos alimentos, junto a flores y fotos, decoran los altares en las casas y las tumbas de los difuntos. Estas ofrendas en altares no solo son algo común en México, sino en otros países como Bolivia (donde los llenan de dulces en forma de muñecos) o Perú.

En otros países, aunque las fechas y tradiciones coincidan, hay variaciones. Por ejemplo, en Guatemala elevan barriletes gigantes al cielo, especialmente en el municipio de Santiago Sacatepéquez.

“GAI JATRA” EN NEPAL

El Festival de las Vacas o “Gai Jatra” es un momento de homenaje a los ancestros en Nepal. Aquellos que han perdido a un ser querido recorren con una vaca, o con un niño disfrazado de vaca si no tienen una, por la capital del país, Katmandú, caminando en procesión para ayudar a su difunto en su viaje a la otra vida.

FESTIVAL DE OBON EN JAPÓN

En Japón, Halloween ha adquirido gran popularidad pese a ser una fiesta extranjera. Tanto es así, que es fácil ver a las gentes disfrazadas en estas fechas, aunque, como le dan su toque propio, lo que abundan son los “cosplay”, en los que se visten de personajes de anime y videojuegos.

De hecho, a finales de octubre tiene lugar desde hace años el Kawasaki Halloween Parade a las afueras de Tokio, el desfile más grande de esta fiesta en el país nipón. De hecho, hay que sacar entrada incluso con dos meses de antelación para asistir. Alternativamente, también hay fiestas en las líneas de metro, como en la de Yamanote.
Eso sí, la fiesta tradicional japonesa más parecida a Halloween tiene lugar en julio o agosto. Se trata del Obon Festival, también conocido como “Urabon” o “Matsuri”. Dura tres días y tiene como objetivo honrar a los difuntos.

Para ello, además de visitar las tumbas de sus ancestros, encienden fuegos para guiar a los espíritus hasta sus hogares, donde lucen los farolillos y las mesas se llenan de comida especial. Además, los ríos, lagos y mares se cubren de faroles flotantes.

 

“ALLA DAG HELGONS” EN SUECIA

“Alla Dag Helgons” es realmente el “Día de Todos los Santos”. Pero en Suecia la celebración no dura un único día, sino que abarca del 31 de octubre al 6 de noviembre.

“FET GEDE” EN HAITÍ

El 1 y el 2 de noviembre, las calles de Haití se tiñen del rojo y negro con el que visten sus habitantes. ¿El motivo? Celebran El Día de Todas las Almas, llamado “Fet Gede” (o “Ghede o Guedé), en el que rinden homenaje a los difuntos.

Para ello, acuden en procesión a rituales de vudú sagrado en el cementerio, en los que las ofrendas al pie de las cruces son alimentos como pan, maíz o cacahuetes, y bebidas como el ron y el café.

“AWURU ODO” EN NIGERIA

No es una celebración anual, sino que suele tener lugar cada dos años… ¡Pero dura hasta seis meses! Se trata del “Awuru Odo” u “Odo” Festival, la fiesta que podríamos catalogar como “el Halloween nigeriano”.

Si se celebra de esta manera, es porque coincide con el momento en que creen que los espíritus de los muertos regresan a la tierra, y les invitan a convivir con los vivos. Los festejos terminan en el momento en que consideran que estos vuelven al más allá. Fiestas con máscaras y música llenarán el país hasta entonces.

“PAO-POR-DEUS” EN PORTUGA

En Portugal tienen una curiosa versión del juego de “truco o trato”. Es el “Pao por Deus” (Pan por Dios), que tiene su origen en los niños hambrientos que recorrían las calles pidiendo pan en las casas y comercios tras el terremoto de Lisboa en el siglo XVIII. Aunque hoy por hoy piden dulces y golosinas en las tiendas que abren para ellos en estas fechas.

“TENG CHIEH” EN CHINA

Aunque no coincide exactamente en fecha con Halloween, porque es una celebración que va con el calendario chino, la fecha en que creen que los espíritus ascienden desde lo más profundo, celebran el “Teng Chieh”, que guarda muchas similitudes con la celebración occidental.

Su nombre vendría a significar algo como “El Día de los Fantasmas Hambrientos”, y es que precisamente uno de sus rituales consiste en dejar agua y comida frente a las fotos de sus allegados fallecidos.

Además, es costumbre visitar los templos budistas, crear barcos de papel que simbolizan el viaje de sus seres queridos, y quemar figurillas de papel en las hogueras para representar la liberación de sus almas. Dichas hogueras, linternas y farolillos se encienden para guiar a los espíritus en su camino.

“OGNISSANTI” EN ITALIA

El “Ognissanti” es la celebración del Día de Todos los Santos en Italia, el 1 de noviembre. Al igual que en muchos otros países de tradición cristiana, los italianos rinden homenaje a sus difuntos.

Para ello, ya un par de días antes comienzan a depositar flores en las tumbas, especialmente crisantemos de todos los colores. Además, las mesas guardan una plaza para los espíritus, a los que honran poniendo una vela roja en las ventanas.

¡Ah!, y respecto a Halloween y sus calabazas, he aquí un dato curioso: en la región de Cerdeña, se tallan y reciben el nombre de “Concas de Mortu” (Cabezas de los Muertos).

“CHUSEOK” EN COREA

A finales de septiembre se celebra en Corea del Sur el “Chuseok”. Y tiene su origen en la creencia coreana de que quienes mueren no se marchan, sino que sus espíritus siguen vivos para proteger a sus familiares.

Por ello, las familias preparan ese día comidas y bebidas a sus difuntos y visitan sus tumbas para limpiarlas. De hecho, si viven lejos, regresan a sus pueblos originarios para cumplir con esta tradición.

“PCHUM BEN” EN CAMBOYA

Aunque no sea exactamente Halloween, en Camboya también dedican en una época similar un festejo a los muertos: desde finales de septiembre hasta la mitad de octubre, tiene lugar la celebración de “Pchum Ben” (El día de los ancestros).

Durante esta época, las familias budistas se juntan para mostrar respeto por los fallecidos, honrarles, y también para homenajear a los ancianos. Para ello visitan los templos llevando como ofrenda cestas llenas de flores y regalan alimentos como judías o arroz dulce envueltos en hojas de plátano.

Además, los monjes pasan estas dos semanas entregados a la oración y a los cánticos sagrados. Y es que, según la cosmología y la tradición de Camboya, las puertas del infierno se abren durante esos quince días.

“FAMADIHANA” EN MADAGASCAR

“Famadihana” significa, literalmente, “Funeraria”, y es la fiesta más parecida a Halloween en Madagascar. Eso sí, se hace cada siete años. Y es que, también literalmente, los muertos “regresan” gracias a los vivos durante esta fecha.

En ella los ciudadanos acuden a los cementerios a sacar los restos de sus seres queridos de las tumbas, para envolverlos en sudarios o vestirlos. Así, comparten desfiles, música y bailes y honran a sus difuntos.

“YU LAN” EN HONG KONG

“Yu Lan” o “El Día del Fantasma Hambriento” es la fiesta más parecida a Halloween en Hong Kong, y, con el propósito de honrar a los ancestros, tiene lugar durante el séptimo mes del calendario lunar. Para ello queman dinero falso en hogueras que se encienden en las carreteras y colocan ofrendas de comida en las puertas.

NOCHE DEL DIABLO Y LAS TRAVESURAS EN INGLATERRA

Cualquiera diría que en Inglaterra Halloween también es una celebración muy popular… Pero la verdad es que no está tan extendida como en Estados Unidos, aunque los niños sí que se disfrazan para jugar al “truco o trato”.

Pero en Gran Bretaña tienen una celebración equivalente, aunque suele festejarse el 30 de octubre en vez del 31. Ahí es cuando tiene lugar la “Devil’s Night” (Noche del Diablo) o “Mischief Night” (Noche de las Travesuras) en la que los disfraces son costumbre y, además, los fuegos artificiales y hogueras acompañan a los desfiles celebrados.

“MAHALAYA”, “PITRU PASHKA” Y “HOLI” EN INDIA

“Mahalaya” es una fiesta que se celebra en India en la que se realizan rezos para invocar a los antepasados, hacerles ofrendas y adorar sus almas, además de pedirles deseos. Así es como los ciudadanos quedan en paz con el más allá durante lo que resta de año.

De nuevo, esta se trata de una celebración con cierta similitud de fondo con Halloween, pero cuya fecha varía al tener lugar cuando el sol y la luna están en conjunción con la constelación de Virgo.

Otra celebración similar a Halloween en este país es el “Pitru Pashka”, la fecha en la que a las almas de los fallecidos se les permite regresar a la tierra y estar con sus familias. Pero, para asegurarse de que sus espíritus no se queden vagando como almas en pena, los familiares deben realizar un ritual de fuego llamado “Shraddha”.
Además, ofrecen lentejas, kheer (arroz dulce con leche), calabazas (como en Halloween), frijoles, lapsi (un batido o papilla dulce) o arroz, cocinados en ollas de cobre o plata y servidos en hojas de plátano (igual que en el “Pchum Ben” camboyano).

De todas formas, en ninguna de estas fiestas son típicos los disfraces. Para eso, existe otro festejo llamado “Holi”. Influenciada por la cultura occidental. Esta celebración está aprovechando el hecho de disfrazarse para recoger dulces.

“PANGANGALULUWA” EN FILIPINAS

En “Pangangaluluwa”, los niños de Filipinas van disfrazados por las casas entonando oraciones y canciones que permitirán a las almas en pena atrapadas en el purgatorio poder descansar en paz yendo al cielo. Eso sí, la influencia de Halloween ha ido desplazando a esta tradición por el famoso “truco o trato”.

CASTAÑADA, LA MOCHILA, SAMÁIN Y GAZTAINERRE EN ESPAÑA

En España, Halloween ha ido tomando popularidad con los años, pero todavía no es una fiesta tan extendida. Eso sí, siempre ha coincidido con la celebración del Día de Todos los Santos, debido a la tradición católica en el país.

Famosos son los tradicionales dulces de en esas fechas: los buñuelos y huesos de santo, que llenan las pastelerías y las bandejas de los hogares incluso semanas antes y después del 1 de noviembre.

Pero, además, el país tiene en sus distintas regiones diversas fiestas que beben del mismo folclore que el Halloween original, o bien que coinciden en fecha pese a tener influencias distintas.

Por ejemplo, en Galicia, por la fuerte influencia de la cultura celta, se celebra Samaín o Entroido (sí, procede del Samhain pagano). En la península ibérica, Magosto es la fiesta en la que los familiares se reúnen y recuerdan a sus seres queridos fallecidos.

En la pequeña ciudad autónoma de Ceuta, además, la tradición era festejar en esta fecha el “Día de la Mochila”, en el que se llevaban frutos secos al campo dentro de una mochila. Una celebración que tiene su origen en la época en la que los cementerios estaban a las afueras de las urbes y una mochila con frutos secos era un buen equipaje para ir a visitar a los fallecidos.

En el País Vasco se celebra el Gaztainerre y en Cataluña la “Castanyada” o Castañada, en la que las castañas son alimento protagonista, también se suelen preparar unos dulces llamados panellets y se bebe un vino conocido como malvasía.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

Expertos de la ONU condenan deportación de haitianos en EEUU

Siguiente noticia

El huracán Rick toca tierra en el estado de Guerrero