Más

Suscribirse

Redes Sociales

El pueblo de Luis Díaz vuelve a exigir la libertad del padre del astro del Liverpool

EFE/ Ricardo Maldonado Rozo
EFE/ Ricardo Maldonado Rozo

Al grito de “Libertad, libertad, libertad”, habitantes de Barrancas, tierra natal del delantero del Liverpool y de la selección colombiana de fútbol Luis Díaz, volvieron a exigir en la calle la liberación de su padre, secuestrado por la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Un día después de que el jefe del ELN, alias “Antonio García”, confirmara el secuestro de Luis Manuel Díaz, conocido como “Mane” y calificara de “error” el rapto, familiares, amigos y el pueblo de Barrancas en general hicieron un plantón para exigir su pronto regreso al seno de su familia.

Al igual que lo hicieron la semana pasada, los barranqueros, muchos de ellos vistiendo camisetas blancas con la foto del padre del delantero y la inscripción “Libertad para Mane Díaz”, salieron nuevamente a las calles.

“Que lo liberen, que me lo liberen ya, que nosotros lo queremos tener ya en nuestro hogar”, manifestó su esposa Cilenis Marulanda, y madre del futbolista, durante la concentración frente a su residencia.

A punto de desfallecer en medio de tantos sentimientos encontrados, la esposa de Mane Díaz fue auxiliada por sus parientes y llevada hasta el interior de la residencia ubicada a pocos metros de donde se llevó a cabo la reunión de solidaridad con su familia.

“A mi hermano el mensaje que le mando es el de fortaleza, Dios está con todos nosotros y con él y estamos haciendo todo lo posible para que él esté aquí, es todo lo que desea la familia en este momento”, dijo Gabi, hermano del futbolista.

Como sintonizado con los suyos a la distancia, el delantero, haciendo gala de su fortaleza y talento, marcó el gol con el que el Liverpool empató 1-1 en el minuto 95 con el Luton Town y lo celebró con el mensaje “Libertad para Papá”.

Sin noticias de la liberación

Los nubarrones que desde el alba amenazaban con un torrencial aguacero y no dejaban que el sol brillara como lo hace en estos paisajes del Caribe colombiano, eran el presagio de que el día no sería diferente a los otros ocho transcurridos desde que fue secuestrado Luis Manuel Díaz.

Pese a que la guerrilla prometió dejarlo en libertad, todavía no hay ninguna información sobre el paradero del padre de la estrella del Liverpool.

Además de los periodistas de medios locales e internacionales apostados frente a la casa de los abuelos de la figura de la Premier League, poco a poco comenzaron a llegar amigos y familiares del secuestrado para volver a exigir lo que ya han pedido desde el pasado 28 de octubre: Que lo liberen ya.

La iniciativa de hacer un plantón frente a la residencia de la familia más famosa de Barrancas, población minera del departamento de La Guajira, surgió ante las pocas informaciones que se tienen sobre su paradero, lo que aumenta la angustia de los familiares cada día que pasa.

Mientras en las calles de Barrancas sus paisanos se manifestaban por la liberación de “Mane” Díaz, en el cielo se veían los helicópteros que participan en su búsqueda, lo que aumentó la expectativa de que en algún momento llegarán las buenas noticias.

Canción contra el secuestro

Con versos vallenatos cantados a capela por el compositor barranquero Edilson Brito, comenzó la concentración de un pueblo esperanzado con darle la bienvenida al padre del delantero cuando sea liberado.

“Dejen tranquilo a Mane, dejen a Mane quieto, padre de un personaje y él merece respeto”, dice el coro de la canción compuesta por este artista vallenato que, como todos los barranqueros, espera lo más pronto posible el feliz desenlace de una situación que tiene el vilo a Colombia.

“Ya basta de los secuestros en Colombia, porque es tiempo de vivir todos en paz, de que las familias no vivan en zozobra. Dios mío eso ya debe terminar”, siguió cantando Brito mientras los asistentes repetían en coro “Dejen tranquilo a Mane, dejen a Mane quieto, padre de un personaje y el merece respeto”. EFE

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *