Más

Suscribirse

Redes Sociales

El Premio Princesa puede ayudar a 1.500 millones de víctimas de enfermedades desatendidas

El director ejecutivo de la Iniciativa de Medicamentos para Enfermedades Desatendidas (DNDi), el chileno Luis Pizarro, que ha recibido hoy el Premio Princesa de Asturias de Cooperación Internacional, espera que este premio ayude a las 1.500 millones de víctimas de enfermedades desatendidas que no reciben el tratamiento que necesitan.

Según explicó el doctor chileno en una entrevista con EFE, DNDi fue creada en 2003, cuando sólo el 1 % de la investigación que se hacía en nuevos medicamentos se destinaba a las enfermedades desatendidas, como el mal de chagas, la enfermedad del sueño, la leishmaniasis o el dengue.

En estos años, la ONG ha logrado un mayor desarrollo de la investigación y de los tratamientos de una docena de estas dolencias.

“Hay que saber que estas enfermedades afectan a más de 1.500 millones de personas en el mundo, pero como son generalmente personas pobres, que viven en lugares alejados de las capitales, no son interesantes para una investigación basada en las ganancias económicas”, afirmó Pizarro.

“Nosotros pusimos alrededor de la mesa a académicos, investigadores, compañías farmacéuticas y organizaciones filantrópicas y tratamos de ver con ellos cómo podíamos lograr que avanzaran la investigación y el desarrollo”, explicó.

UNA CUESTIÓN DE INTERÉS GLOBAL

“Lo que nosotros hemos propuesto es que cuando trabajamos todos juntos es posible”, comentó, e insistió en que la investigación sobre el tratamiento de las enfermedades desatendidas también merece atención en Europa y América.

“El cambio climático está cambiando el foco, el lugar y el espacio donde estas enfermedades se desarrollan o tienen más incidencia (…) Las enfermedades tropicales, por ejemplo, son muy sensibles al calentamiento global”, explicó el experto.

Pizarro mencionó en sus agradecimientos a la Fundación Oswaldo Cruz de Brasil y a otros organismos de Kenia, la India y Malasia, además de Médicos Sin Fronteras (MSF) y a la Organización Mundial de la Salud (OMS), que contribuyeron a la creación de la ONG hace dos décadas.

Entre los organismos españoles, Pizarro agradeció el apoyo de la Agencia Española de Cooperación Internacional y Desarrollo (Aecid) y al Instituto de Salud Carlos III.

La DNDi espera que este Premio Princesa de Asturias sirva para que el problema de las enfermedades desatendidas pase a ocupar un rol central en la agenda médica iberoamericana.

HACEN FALTA MÁS RECURSOS

“Lo que necesitamos es que toda la comunidad política y científica tenga en mente este tipo de enfermedades”, aseguró, y para ello pidió “más recursos humanos y financieros”.

La DNDi está localizada en Ginebra, pero ha cooperado con instituciones médicas de todo el mundo, incluyendo España y países de Latinoamérica.

Luis Pizarro tomó el año pasado el relevo de Bernard Pécoul al mando de esta ONG y confirmó a EFE que acudirá en octubre a Oviedo (Asturias, norte de España) para recoger el galardón en nombre de la DNDi.

Anteriormente, habían recibido este premio de Cooperación Internacional organizaciones como el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, la alianza público-privada para las vacunas GAVI y la Organización Mundial de la Salud (OMS), todas ellas con sede en Ginebra. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *