Más

Suscribirse

Redes Sociales

El peligro extremo de incendios obliga el cierre de una veintena de escuelas en Australia

El calor extremo que azota al sureste de Australia obligó este martes el cierre de una veintena de escuelas, en una jornada en que las autoridades regionales emitieron una prohibición total de encender fuego al aire libre por el temor de que se repitan los catastróficos incendios de 2019-2020.

Esta ola de calor, que comenzó el fin de semana pasado y se calcula se extenderá hasta el miércoles, provocará que las temperaturas se disparen hoy y mañana en Sídney y otras localidades del estado de Nueva Gales del Sur, hasta los 35 grados.

Las condiciones actuales de calor, que superan en 18 grados a la media de las temperaturas de septiembre en Australia, ya han provocado más de 60 incendios forestales en esta zona, de los cuales 13 arden sin control.

Una de las áreas más vulnerables es la Far South Coast (Costa Meridional Lejana), que cubre un área de 14.230 kilómetros cuadrados, equivalentes a casi la mitad de Bélgica, por lo que esta tarde las autoridades emitieron una alerta de “peligro catastrófico de incendios”.

Asimismo, el Ministerio de Educación de Nueva Gales del Sur ordenó a unos 3.000 escolares a quedarse en casa a raíz del cierre este martes de una veintena de escuelas en la costa suroriental del país debido al “riesgo elevado de incendios”.

En otras partes del estado, rige la prohibición total de hacer fogatas o encender fuego al aire libre, una medida que se aplica por primera vez desde noviembre de 2020.

Nueva Gales del Sur afronta “el peor peligro” de catástrofe desde “los incendios del Verano Negro” de 2019-2020, que mataron a 33 personas, calcinaron unos 24 millones de hectáreas en el este de Australia y afectaron a unos 3.000 millones de animales, según dijo hoy el comisionado del Servicio Rural de Bomberos, Bob Rogers, en declaraciones recogidas por la cadena pública ABC.

Las autoridades prevén que la ola de calor amaine mañana en Nueva Gales del Sur, aunque alertan de que se desplazará en los próximos días a la vecina región de Queensland -en donde se registran dos incendios forestales-, del Territorio Norte y Australia Occidental.

Los expertos igualmente pronostican que Australia se enfrentará a un aumento de las temperaturas y un clima más seco del habitual este año debido al El Niño, un fenómeno meteorológico natural provocado por las corrientes en el océano Pacífico que, agravado por el calentamiento global, podría llevar a devastadores incendios. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *