Más

Suscribirse

Redes Sociales

El ministro de Defensa de Israel reconoce ante EEUU que debe mantener a las tropas unidas

El ministro de Defensa de Israel, Yoav Gallant, reconoció ante su homólogo estadounidense, Lloyd Austin, que su prioridad es mantener unidas a las tropas de su ejército, mientras miles de soldados y reservistas amenazan con no prestar servicio hasta que el Gobierno suspenda su polémica reforma judicial.

Durante una conversación ambos “discutieron los desafíos regionales y la importancia de la preparación operativa del Ejército de Israel”, según un comunicado de la cartera de Defensa Israelí.

Gallant enfatizó que, “además de defender al Estado de Israel, su prioridad actual es garantizar la unidad dentro de las filas del Ejército y mantener la preparación y las capacidades de las fuerzas armadas frente a las diversas amenazas a la seguridad”, añadió.

Más de 10.000 reservistas del Ejército -incluidos expertos en inteligencia, ciberguerra y miembros de unidades de élite- han expresado la intención de no prestar servicio hasta que el Gobierno suspenda los trámites legislativos de la reforma, que busca debilitar la independencia de la Justicia para otorgar más poder al Ejecutivo.

Además, más de 1.100 pilotos en activo de la Fuerza Aérea anunciaron el viernes que no acudirán a los entrenamientos.

En tanto, 125 antiguos altos cargos militares, de la Policía y los servicios de inteligencia enviaron una carta el sábado al primer ministro, Benjamín Netanyahu, expresando su solidaridad con el paro de reservistas y soldados.

El Parlamento de Israel -donde la coalición gubernamental tiene mayoría- aprobó el lunes una ley que anula la doctrina de la razonabilidad, que permitía al Tribunal Supremo revisar y revocar decisiones o nombramientos gubernamentales que considerara no razonables.

Esto provocó multitudinarias manifestaciones de protesta en todo el país que denunciaban la reforma como “el fin de la democracia” en Israel, a las que se sumaron miles de soldados activos y retirados.

“El Estado de Israel es una democracia fuerte y seguirá siéndolo en el futuro”, dijo Gallant a Austin, en medio de una crispación de las relaciones entre el Estado judío y Washington precisamente por la reforma judicial y por las políticas de colonización en Cisjordania ocupada que promueve el gobierno de Netanyahu, el más derechista de la historia de Israel.

Este mismo día, el jefe del Estado Mayor de Israel, Herzi Halevi, llamó a la unidad de las tropas.

“Los días de disputas y crisis requieren énfasis en lo que tenemos en común y en lo que nos une: la misión de defender a Israel”, dijo, al explicar que “la fuerza de Defensa del Ejército se constituye de cada oficial, cada comandante, tanto de las fuerzas activas como las de reserva”.

De su lado, el portavoz militar, Daniel Hagari, advirtió ante la prensa local que, “si los reservistas no se reportan por mucho tiempo, habrá daño a la competencia del Ejército”.

Gallant ha manifestado reiteradamente la “grave amenaza a la seguridad nacional” que implica la ausencia de las tropas, teniendo en cuenta el conflicto de Israel con los palestinos, con las milicias en Gaza, Líbano y Siria, y sobre todo, con Irán.

En marzo, el ministro de Defensa pidió públicamente frenar la reforma judicial, provocando la furia de Netanyahu, quien lo cesó al día siguiente, pero tuvo que dar marcha atrás ante las protestas de unas 700.000 personas a favor de Gallant, la manifestación más masiva desde que se anunció la reforma judicial en enero. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *