Más

Suscribirse

Redes Sociales

El liderazgo transformador comienza por uno mismo

Fuente: Pixabay
Fuente: Pixabay

Tengo una confesión que hacer. Cuando apenas iniciaba con mi emprendimiento, me equivoqué muchas veces. Cientos de veces tuve que aprender de mis fracasos y levantarme después de caer, pero nunca me rendí. Me forjé como líder a base de moretones, raspones y una terquedad que se alimentaba del orgullo que no me dejaba tirar la toalla.

Para ser un líder exitoso, se necesitan dos cosas: un equipo fuerte y comprometido; y un liderazgo ejemplar capaz de crear espacios de innovación, de antifragilidad e impulsar la fidelización y el compromiso de los colaboradores.

El problema es que el índice de insatisfacción laboral en México supera el 33% de los colaboradores, mientras que el 45% de la media internacional indicó que dejarían sus empleos por mejores oportunidades.

De acuerdo con Ángeles Ojkeda, CEO de AO Headhunter, los colaboradores buscan más que un trabajo, quieren un propósito, crecimiento y realización. Esto solo refleja que los líderes estamos fallando en nuestra misión; y en crear espacios donde el equipo pueda desarrollarse profesionalmente, innovar y sentirse plenos.

¿Cómo podemos mejorar nuestras habilidades de liderazgo, así como retener y reforzar el compromiso de los colaboradores?

 Los líderes no se pueden limitar a incrementar el salario, cada vez que los colaboradores están perdiendo el compromiso. Esa es una solución parcial, que no resuelve nada a largo plazo. Lo que se debe hacer es trabajar en uno mismo para posicionarse como líderes e inspirar confianza y motivación. Para ello se debe trabajar en:

 1) Auto-consciencia: Los buenos líderes empiezan con uno mismo. Si no se puede liderar la vida personal, gestionar el tiempo, los hábitos, las emociones, menos se podrá liderar a un equipo.

2) Aceptación: Adquirir una actitud abierta y empática, en lugar de ser impositivos, ayuda a ser aceptados y seguidos por los colaboradores.

 3) Resultados: Un verdadero jefe de cabeza no es individualista, se debe liderar con el ejemplo y procurar que los resultados y el reconocimiento los obtenga el equipo. Esto es la base de la motivación.

Es tiempo de revolucionar nuestra forma de liderar. Para lograrlo, debemos comenzar por mirarnos a nosotros mismos, nuestro mindset y energía y lo que estamos proyectando al equipo. Aprende a ser un líder ejemplar con mi programa MML. ¡Es hora de liderar el cambio!

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *