Más

Suscribirse

Redes Sociales

El INM, encabezado por un incompetente; a los migrantes, “los mató la corrupción”

A los 39 migrantes los mató la corrupción, la apatía, la soberbia, la indolencia e ignorancia de las “autoridades competentes” del Instituto Nacional de Migración, a cargo del optometrista y abogado Francisco Garduño Yáñez.

El martes 28 de marzo, en el centro migratorio en Ciudad Juárez, Chihuahua, se encontraban hacinados –literalmente– casi 70 indocumentados de Guatemala, El Salvador, Colombia, Ecuador y Venezuela retenidos para su deportación.

El bodegón en que se encontraban carecía de ventanas, ventilación, agua y papel higiénico. Tras el reclamo de más de 12 horas sin suministro de agua, con un calor sofocante, y ser ignorados, un migrante encendió un colchón a manera de protesta. Pero el fuego no fue extinguido y rápidamente se propagó. Los guardias de seguridad privada, asustados, se comunicaron vía telefónica con el contralmirante retirado Salvador González Guerrero, delegado del Instituto Nacional de Migración (INM) en Chihuahua, para ponerlo al tanto de la situación.

Y la respuesta del delegado estatal fue tajante: no abrir la reja cerrada con candado, pues de lo contrario, los acusaría por “evasión de reos”, con una pena de hasta 20 años de prisión. Los guardias, como se observa en un video de seguridad que fue dado a conocer en redes sociales, hicieron caso y salieron de la estación migratoria.

El saldo fue de 39 migrantes sin vida, entre ellos seis hondureños, siete salvadoreños, 18 guatemaltecos, un colombiano y siete venezolanos. Y entre los 28 heridos, se encuentran cinco personas de El Salvador, 10 de Guatemala, ocho de Honduras y cinco de Venezuela.

La noticia le dio la vuelta al mundo y puso a México en el mapa por el trágico accidente que se pudo haber evitado.

“DÉJENLOS AHÍ PARA QUE SUFRAN LAS CONSECUENCIAS DE LO QUE ESTÁN HACIENDO”

El abogado Jorge Vázquez Campbell, que defiende a algunos guardias acusados, en entrevista con Álvaro Delgado y Alejandro Páez en el programa Los Periodistas, detalló que fue el delegado en Chihuahua del INM quien dio la orden de no liberar a los detenidos.

El mismo litigante agregó que, al avisarle los agentes a Salvador González Guerrero sobre los hechos en progreso, la respuesta fue: “‘saquen a las mujeres y déjenlos ahí para que sufran las consecuencias de lo que están haciendo’”.

Es decir, la máxima autoridad migratoria en la entidad fronteriza, condenó a muerte a los migrantes. Por ello, por lo menos tres agentes de seguridad que estuvieron el día de los hechos, solicitaron un amparo para no ser detenidos.

El mismo litigante – Jorge Vázquez Campbell– reveló que las primeras seis ordenes de aprehensión liberadas por los hechos, fueron en contra de tres funcionarios del Instituto, dos policías de seguridad privada y el migrante que inició el fuego.

Sin embargo, de acuerdo al abogado, algunos de los señalados ni siquiera estaban ese día en el lugar de los hechos. Así lo relató: “el día de hoy fue absurdo, salieron cuatro órdenes de aprehensión […] Los guardias contra los que se giró la orden de aprehensión, era un oficial de Migración que en ese momento se encontraba en el DIF entregando a unos menores de edad, no estaba en el lugar de los hechos; el otro contra quien giraron la orden de aprehensión estaba en su casa con síntomas de Covid graves. Ahorita están consignando a los que estaban asignados a trabajo ese día en ese lugar”.

Sólo en México…

Y por lo menos hasta el cierre de esta edición, ni el delegado estatal del INM, Salvador González Guerrero, ni su comisionado, Francisco Garduño Yáñez, habían rendido su declaración ministerial por los lamentables hechos.

“NO FUE UNA PERSONA LA QUE INICIÓ EL INCENDIO, FUE LA CORRUPCIÓN”

Después del incendio que mató a los 39 migrantes y mandó a 28 heridos al hospital, se ordenó el cierre de la estación Migratoria de Ciudad Juárez. Es decir, después del niño ahogado, a tapar el pozo…

También se dio a conocer el contrato entre el Instituto Nacional de Migración con la empresa Grupo de Seguridad Privada CAMSA, S.A de C.V., otorgada por adjudicación directa para prestar sus servicios en instalaciones del INM en 23 estados de la República. El documento establece una vigencia del 1 de marzo de 2023 al 31 de diciembre de este mismo año, con un monto mínimo de 76 millones de pesos y un máximo de 190 millones de pesos.

No obstante, dicho contrato será rescindido, y ya se inició el proceso sancionador administrativo contra dicha empresa, pues incurrió en, al menos, nueve omisiones.

En un durísimo pronunciamiento del Consejo Ciudadano del Instituto Nacional de Migración, anotó, entre otros puntos, que “no fue una persona la que inició el incendio, fueron la corrupción, el deterioro, la política migratoria, la contención, la ausencia de alternativas a la regulación migratoria. El incendio lo inició el Estado mexicano desde hace por lo menos 15 años, con estructuras militares y policiacas que persiguen migrantes, como si fueran criminales…”.

Y continúa la carta: “… En Ciudad Juárez, por ejemplo, tenemos confirmación de que una persona de las que falleció, era solicitante de asilo en México, ¿por qué estaba detenida una persona solicitante de protección internacional detenida en una Estación Migratoria?…”.

Finalmente, solicitan –así como gran parte de la opinión pública y la oposición– “la remoción del titular de la Oficina de Representación del Estado de Chihuahua, (y) que deje el cargo de Comisionado del Instituto Nacional de Migración para que las diligencias no se obstaculicen…”.

David Casco Sosa estudió la licenciatura en Ciencias de la Comunicación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, en la generación 1988-1991.

En la misma escuela fungió como profesor en las materias de Sociedad y Comunicación y Propaganda y Opinión Pública.

Reportero desde 1990, ha pasado por las redacciones de revistas y periódicos como Quehacer Político, México HOY, Tabasco HOY, Campeche HOY, Milenio, Novedades, El Gráfico, Impacto, IQ Magazine, Diario BASTA, etcétera, donde se ha desempeñado como reportero, jefe de redacción, editor, subdirector y director. Actualmente es director editorial del semanario digital Ángel Metropolitano, desde su fundación.

En 2008, ganó el Premio Nacional de Periodismo, en el género de Entrevista, y en 2019 en el género de Nota más oportuna, ambos entregados por el Club de Periodistas de México.

Ha sido consultor de proyectos editoriales para la formación de varios diarios en provincia, pero siempre ha regresado a la Ciudad de México, donde incursionó también en la edición y cuidado editorial de libros sobre el tema de la delincuencia organizada.

También ha impartido conferencias sobre el tema de periodismo en diversas universidades, y colabora como dictaminador literario para dos editoriales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *