Más

Suscribirse

Redes Sociales

El impacto de las aguas negras se plasma en una muestra de arte en Monterrey

Una investigación sobre la crisis e implicaciones del uso del agua en las ciudades permitió al colectivo Panósmico, de Mariana Mañón y Manolo Larrosa, crear “El revés de la sombra no es el reflejo del agua” que se presenta en el Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey, en el norte de México, a partir de este viernes.

La instalación que ahora llega a Marco, uno de los museos de arte contemporáneo más importantes de México y el principal del norte del país, es resultado de un estudio sobre el trayecto del agua entre Ciudad de México y el estado de Hidalgo, así como los efectos que ocasiona al ambiente.

En el recorrido para medios estuvieron presentes Mañón y Larrosa, así como la curadora de la obra, Jo Ying Peng, y la directora de Marco, Taiyana Pimentel.

“Es un proyecto que aborda el impacto que han tenido las aguas negras en una de las zonas más pobres de México, en el Valle del Mezquital, cuyas aguas negras han estado llegando a este lugar del estado de Hidalgo hace ya más de 120 años”, explicó Pimentel.

Mañón expuso que el proyecto se plantea desde la relación que se establece porque “estos dos paisajes desde hace 120 años se tejen íntimamente a través del drenaje de la ciudad”.

“Se expulsan todas estas aguas negras y en donde antes era un desierto, en donde había apenas algunos mezquites (árboles) y unos dátiles, hoy es uno de los lugares con mayor producción agrícola del país”, señaló.

“El revés de la sombra no es el reflejo del agua” está dividido en dos momentos: una instalación con un sistema que traduce el movimiento del agua en caligrafía y dibujo, y una serie de piezas cerámicas.

La instalación “Escritura del agua” se conectó con sensores a los baños de Marco y trabaja con tecnología Arduino (de código abierto) por lo que realiza estos trazos con base en las descargas de agua de los sanitarios.

Así que cada vez que los baños se utilizan, los sensores mandan una señal al cerebro del dispositivo y convierte la información del uso de agua en movimientos circulares.

Por su parte, las piezas cerámicas de la obra se llaman “Encuentros plásticos” y son una especie de registro de la transformación del suelo al recibir los materiales que arroja Ciudad de México mediante aguas negras.

Las cerámicas están cubiertas por trozos de plástico hallados en el Valle del Mezquital.

El proyecto se presenta en Espacio Uno, la nueva sala de exhibición de Marco que se ubica en la entrada del museo y cuya entrada es libre.

El colectivo Panósmico está integrado desde 2017 y se ha concentrado en la investigación basada en arte, usando el método científico para explorar asuntos relacionados con la ecología y el medioambiente, el urbanismo y su impacto en la naturaleza. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *