Más

Suscribirse

Redes Sociales

El grillo

El grillo es un insecto ortóptero que produce un sonido monótono y sistemático que llega al aburrimiento. En este sentido se ubican personajes, sobre todo en el ámbito de la política, los cuales susurran, intrigan y producen perjuicios a los demás, en búsqueda de ventajas para sí o para quienes son parte de su grupo. Son sujetos carentes de principios y valores que para nada conocen la amistad, la lealtad y mucho menos la grandeza de los demás. En el grillo se reúnen las características del cobarde, una persona que, aprovechándose de la cercanía de otra, intencionalmente le causa daños en ocasiones irreparables. También es cotidiano mantengan una conducta nociva que por su amargura busca lastimar a terceros.

El grillo es un tipo impresentable de una crueldad absoluta, no se modera ante el sufrimiento que puede llegar a causar a los demás, goza dejar dudas, ya que insistimos, es un ruin, solo busca su beneficio personal o de grupo. El grillo es un personaje que abunda en los distintos medios, particularmente en el renglón de los hombres del poder. Es intrigante, siempre hace de la mentira su mejor arma para armar líos y dar muestra de su actitud, a la que bien se puede calificar de altamente perniciosa.

Con frecuencia se considera que el grillo es un político que se comporta como “chapulín”, esto es, quien brinca de un partido político a otro sin ninguna prudencia, ni mucho menos ideología. Esta conducta es habitual en nuestro ámbito, incluso hay “chapulines” que ya han “brincado” a diversas ideologías, inclusive hasta opuestas. Sus acciones grillescas convencen y aparentan rectitud, honradez y honorabilidad, algo que jamás han mostrado, por el contrario, su desfachatez y su desvergüenza no tiene límites.

Como ejemplo tenemos que, en cuanto el Partido Revolucionario Institucional (PRI) dejó de tener la presencia política de antes, infinidad de sus militantes se pasaron al movimiento creado por Cuauhtémoc Cárdenas y que terminó en un partido denominado de la Revolución Democrática (PRD) y sin mayor recato, antiguos priístas se volvieron activos perredistas y claro, obtuvieron beneficios, candidaturas y en general diversidad de cargos públicos. En cuanto el actual partido en el poder Movimiento Regeneración Nacional (Morena) empezó a triunfar de manera impactante, sin la más mínima moral, cientos de experredistas y aún priístas se pasaron a Morena y ahora sin recato ni calidad se dicen morenistas adictos al Jefe del Ejecutivo, defensores de la Cuarta Transformación (4T), que se refiere a la promesa de campaña de 2018 de Andrés Manuel López Obrador, de acabar con los abusos privilegiados que han plagado a México en las últimas décadas. López Obrador definió las primeras tres transformaciones como la Guerra de Independencia de México (1810–1821), la Guerra de Reforma (1858–1861) y la Revolución Mexicana (1910–1917).

Volviendo al tema, el grillo es un ser indigno con quien hay que acabar con “insecticidas de desprecio”, como se hace con los animales rastreros. 

Hay que destacar que, entre los antecedentes de un político, los chapulines tienen plena coincidencia con los grillos, es el caso que cotidianamente hablan de arrepentimientos, pero en el fondo se oponen a los principios ideológicos, repetimos, de la 4T.

También debe subrayarse el de que los partidos políticos para nada le dan valor a la historia “grillesca” de sus integrantes, situación que debe ser de previo y especial pronunciamiento.

Para concluir diremos que, en el mundo de los grillos, que actualmente son relevantes funcionarios, militaron originalmente en el partido de derecha, por cierto, conservador, después se pasaron al PRD y ahora usufructúan posiciones en Morena. En síntesis, la política mexicana se encuentra atestada de grillos, deshonestos, cobardes, insectos rastreros que mucho daño hacen a la administración y en general, al mundo de la política.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *