Más

Suscribirse

Redes Sociales

El Gobierno Macron intenta contener el efecto político-económico de un déficit desbocado

EFE/EPA/OLIVIER MATTHYS
EFE/EPA/OLIVIER MATTHYS

El Gobierno francés está tratando de contener el choque tanto financiero como político, en vísperas de las elecciones europeas de junio, de un déficit público desbocado en 2023 que ponen en entredicho las promesas de contencion para no convertirse en el farolillo rojo de la Unión Europea.

El ministro de Hacienda, Thomas Cazenave, ha admitido este jueves en una entrevista a la emisora France Info que el déficit público el pasado año fue “superior al 5 %” del producto interior bruto (PIB), es decir por encima del 4,9 % que era el objetivo del Ejecutivo.

Cazenave no ha querido confirmar las cifras que publica la prensa, de que podría llegar al 5,5 % del PIB o incluso al 5,6 % (fue un 4,8 % en 2022), con el argumento de que el dato oficial lo publicará el día 26 el Instituto Nacional de Estadística (INSEE), pero sobre todo ha insistido en que ese derrape se debe al “nuevo contexto” internacional.

En concreto, se ha referido al impacto que ha tenido la guerra en Ucrania sobre los precios de la electricidad y sobre algunos de los principales socios económicos de Francia, en particular Alemania.

“No hemos escondido nunca que los ingresos han sido menos buenos” de lo esperado y que “había que reaccionar rápidamente”, ha señalado en referencia a los anuncios hechos en las últimas semanas, en particular un recorte del gasto este año de 10.000 millones de euros y que tendrá que subir a 20.000 millones en 2025.

A causa de la ralentización económica, los ingresos fiscales fueron 7.700 millones de euros inferiores a lo esperado y el déficit de la Seguridad Social también se disparó por encima de lo previsto, con 11.000 millones de euros de números rojos.

 

Menos crecimiento pone en duda los objetivos de déficit

En febrero el Gobierno tuvo que revisar a la baja sus previsiones de crecimiento para este año, para dejarlas en el 1 %, cuatro décimas menos que el escenario con el que elaboró los presupuestos, que de esa forma han quedado en cuestión, y en particular el nuevo objetivo de déficit del 4,4 % del PIB.

Un objetivo que no ha cambiado, al menos de momento. Sobre todo, el ministro de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire, ha querido dejar claro en las últimas semanas que Francia no abandona la trayectoria para reducir el déficit en 2027 al 3 % del PIB, la cifra mágica del Pacto de Estabilidad que tantas discusiones ha propiciado entre los países del euro.

Para Le Maire, esa trayectoria es importante para la credibilidad de Francia por los inversores, teniendo en cuenta que las tres grandes agencias de calificación podrían modificar la nota que dan a la deuda francesa en las próximas revisiones previstas para su evaluación: Fitch y Moody’s el 26 de abril y S&P el 31 de mayo.

En la primavera de 2023, la caída de la calificación por parte de Fitch no tuvo impacto en los mercados, pero las condiciones han cambiado y la situación no necesariamente se repetirá.

Francia debe emitir este año un volumen de deuda récord de 285.000 millones de euros, sobre un total de más de 3,1 billones y el coste de su financiación está aumentando y va a aumentar en los próximos años por el efecto mecánico del alza de los tipos de interés.

La carga de la deuda era de 34.000 millones de euros en 2020, pero ya subió a 49.500 millones en 2022, a unos 55.000 millones en 2023 y va a continuar a unos 71.000 millones en 2026 y a 84.000 millones en 2027.

El presidente, Emmanuel Macron, organizó anoche una cena en el Palacio del Elíseo con Le Maire, Cazenave y con los líderes de las formaciones políticas que le apoyan para hablar de la delicada situación de las cuentas públicas y preparar la estrategia de defensa durante la campaña de las elecciones europeas.

La portavoz del Gobierno, Prisca Thevenot, se ha esforzado en que pese a los ajustes presupuestarios, las pensiones no se congelarán y van a seguir indexadas a la inflación. EFE

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *