Más

Suscribirse

Redes Sociales

El frío gélido se mantiene en Rusia y Escandinavia, donde siguen los problemas de tráfico

EFE/EPA/MAXIM SHIPENKOV
EFE/EPA/MAXIM SHIPENKOV

Las temperaturas gélidas siguen instaladas en el norte de Europa, con problemas en el tráfico en algunas zonas de Suecia y de Dinamarca y una alerta por frío anómalo en Moscú, mientras que en Inglaterra hay ríos y canales desbordados por las intensas lluvias caídas esta semana.

En el norte de Suecia, en Naimakka (Laponia), se registraron ayer por la tarde -43,8 grados, la temperatura más baja en enero en este país nórdico desde 1999, según el Instituto Meteorológico sueco, cuyo pronóstico es que el frío continúe el fin de semana.

La disminución de las precipitaciones en forma de nieve y del viento reducen el riesgo de problemas en el tráfico, aunque la autopista E22 (sur de Suecia), donde un millar de personas estuvieron atrapadas casi un día y tuvieron que ser rescatadas, permaneció parcialmente cerrada al tráfico hasta las 12.00 gmt.

Además, la gran cantidad de nieve caída en los últimos días y el hielo siguen afectando al tráfico en el oeste de Dinamarca, donde en varias zonas la policía desaconseja aún los viajes en coche que no sean imprescindibles.

En Oslo y otras zonas de Noruega, donde también se han registrado temperaturas extremas, continúan algunos problemas en el tráfico rodado por la nieve y el hielo.

Las inundaciones en buena parte de Inglaterra han llevado a las autoridades a decretar más de 300 alertas, después de que ríos y canales hayan comenzado a desbordarse de sus cauces, especialmente en el sur y el centro del territorio.

Una semana de precipitaciones, agravada por el paso de la tormenta Henk, ha obligado a realizar cientos de evacuaciones a lo largo de la noche y afecta esta mañana de manera significativa al tráfico ferroviario.

La compañía Great Western Railways ha cancelado las líneas entre Reading y Taunton y entre Swindon y Bristol, en el suroeste de Inglaterra, hasta nueva orden.

La Agencia Medioambiental mantiene activas 304 alertas por inundación (frente a 271 a la misma hora el día anterior), lo que implica que se esperan desbordamientos de agua en las próximas horas.

Al mismo tiempo, informa de 332 advertencias a la población, que suponen que una inundación en esos puntos “es posible”.

Uno de los incidentes más graves se ha producido en Nottinghamshire (centro), donde el río Trent ha provocado la inundación de más de un centenar de hogares tras alcanzar sus niveles más altos en 24 años.

Además, los servicios de emergencias tuvieron que evacuar durante la noche a medio centenar de vecinos en el barrio de Hackney Wick (este de Londres), cuando el agua de un canal que lo atraviesa rebasó su cauce.

La Agencia Medioambiental calcula que más de 1.000 propiedades se han visto anegadas por las aguas esta semana, de ellas centenares a lo largo de la pasada noche.

Pese a todo, la previsión meteorológica para las próximas horas pronostica que los chubascos terminarán y darán paso a un fin de semana más seco.

Henk afectó a gran parte de la Europa del oeste y los países nórdicos a comienzos de esta semana y dejó al menos seis muertos y graves inundaciones en varios países.

Mientras tanto, el Ministerio de Emergencias de Rusia emitió hoy una alerta de urgencia ante la ola de fríos anómalos en Moscú y la región, que se extenderá hasta el próximo lunes 8 de enero.

“Según los pronósticos de (el servicio meteorológico ruso) Rosguidromet, del 6 al 8 de enero se mantendrá el frío anómalo, con temperaturas medias diarias entre 7 y 15 grados por debajo de la norma climática”, señaló la entidad, citada por la agencia estatal rusa TASS.

En vista de ello, Emergencias llamó a la población a no calentar las casas con equipos eléctricos no destinados para estos fines y evitar sobrecargar las líneas eléctricas con uso de calefactores.

Además llamó a no dejar estos equipos desatendidos, sobre todo donde hay menores de edad.

Según informó el meteorólogo ruso Román Vilfand, el pico de bajas temperaturas ya fue superado la víspera y los fríos comenzarán a ceder, manteniéndose entre los 14 y los 23 grados bajo cero.

“El pico de bajas temperaturas ya fue superado y tendremos pequeños cambios, pero no me aventuraría a decir que las temperaturas suben”, indicó, al alertar que para las Navidades rusas (7 de enero según el calendario gregoriano) las temperaturas volverán a bajar hasta 24 grados bajo cero en la capital y 27 bajo cero en la región de Moscú.

El frío siberiano se instaló la primera semana del nuevo año en Moscú con temperaturas de más de 25 grados bajo cero, “algo que no se había visto en la capital rusa durante 74 años”, según el meteorólogo del Centro Fobos, Mijaíl Leus.

La alerta en el río Aa en el departamento de Pas de Calais del norte de Francia, donde las inundaciones habían obligado a evacuar a varios cientos de personas en los últimos días, ha descendido del nivel rojo, el más elevado, en el que llevaba desde el martes, al naranja.

El cese de las lluvias desde la pasada noche y a lo largo de la jornada de hoy han permitido este ligero descenso de la alerta, si bien aún existe riesgo y las autoridades hacen un llamamiento a la “prudencia”.

La entrada de una masa polar provocará este fin de semana una bajada generalizada de las temperaturas en toda España, que irá acompañada de nieve en zonas montañosas y lluvias en el norte y en la mitad peninsular y Baleares, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Y es que la llegada a partir de hoy de vientos “muy fríos” procedentes del norte harán que las temperaturas bajen de forma importante en todo el territorio, donde se han emitido las primeras alertas de este año por nevadas importantes.

(Información elaborada con las aportaciones de las delegaciones de la Agencia EFE en Escandinavia, Reino Unido, Rusia, Francia y España). EFE

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *