Más

Suscribirse

Redes Sociales

El Frente Sandinista celebrará el 44 aniversario de su revolución con un obispo en prisión

El Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) celebrará mañana el 44º aniversario de la revolución popular en Nicaragua que derrocó a la dictadura de Anastasio Somoza Debayle y que hoy está representado por un Gobierno que ha enviado al obispo Rolando Álvarez a prisión por “traición a la patria”.

El FSLN, encabezado por el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, se alista para festejar mañana su gran fiesta anual, la del 19 de julio, tras un fin de semana de celebraciones previas, con caminatas y caravanas de motorizados.

La celebración, con la que los sandinistas rememoran la caída de la dictadura de Somoza, estará marcada por el encarcelamiento del obispo Álvarez, a quien el Gobierno quería fuera de Nicaragua previo a la celebración, y por el que los católicos han iniciado una cruzada mundial de oración para que sea liberado sin condiciones.

Los intentos para que saliera del país se intensificaron después de que el presidente brasileño, Lula Da Silva, calificara el encarcelamiento de Álvarez como “un error” de Ortega.

El mandatario brasileño hizo esas declaraciones en Roma el pasado 22 de junio, tras reunirse con el papa Francisco, donde anunció que intentaría convencer al presidente nicaragüense para que libere a monseñor Álvarez.

LA SOMBRA DEL OBISPO ROLANDO ÁLVAREZ

A inicios de mes, Álvarez, obispo de la diócesis de Matagalpa y administrador apostólico de la diócesis de Estelí, ambas en el norte de Nicaragua, fue excarcelado por unas horas por el Gobierno sandinista, y luego fue devuelto a la cárcel tras negarse a abandonar el país, según informaron a EFE fuentes diplomáticas.

El cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes negó sin embargo ese día que Álvarez hubiera abandonado el Sistema Penitenciario Nacional, la prisión de máxima seguridad de Nicaragua conocida como “La Modelo”.

Según la versión diplomática, el Gobierno de Ortega exigía a Álvarez que saliera de Nicaragua, como había hecho ya el pasado 9 de febrero. Ese día fue enviado a “La Modelo” tras negarse a subir a un avión que lo iba a llevar, junto con otros 222 excarcelados políticos nicaragüenses, a Estados Unidos.

La negativa del obispo provocó la indignación del mandatario, que lo calificó de “soberbio”, “desquiciado” y “energúmeno”. Un día después fue sentenciado a más de 26 años de prisión, despojado de su nacionalidad, y suspendidos sus derechos ciudadanos de por vida.

El papa Francisco tildó de “dictadura grosera” al Gobierno sandinista, un mes después de esa condena, en una entrevista con Infobae, señalando “un desequilibrio de la persona que dirige” el país centroamericano.

ATAQUE DE FUNES Y JORNADA DE ORACIÓN

El fin de semana pasado, el expresidente salvadoreño Mauricio Funes (2009-2014), quien fue condenado en su país a 14 años de prisión por los delitos cometidos en el marco de una tregua entre las pandillas durante su Gobierno, divulgó un video en YouTube en el que afirmó que Álvarez fue sentenciado por “apología del delito”.

Funes, a quien el Gobierno de Ortega le otorgó la nacionalidad nicaragüense, donde reside actualmente, acusó a Álvarez de estar “comprometido y coludido con los intereses de la oposición de derecha” y de haber utilizado “todo el aparato mediático que tenía bajo su responsabilidad para difundir mensajes de odio y de confrontación permanente al Gobierno (…). Era una clara apología del delito”.

Sus declaraciones fueron divulgadas el mismo fin de semana en que los católicos iniciaron una jornada de oración por la liberación de Álvarez, de 56 años, que coincide con la semana del aniversario de la revolución popular.

Las relaciones del Gobierno de Ortega y la Iglesia católica viven momentos de gran tensión, marcadas por la expulsión y encarcelamiento de sacerdotes, la prohibición de actividades religiosas, y la suspensión de sus relaciones diplomáticas.

Como todos los años, se espera que la fiesta sandinista gire en torno al discurso de Ortega, quien antes de retornar al poder en 2007 gobernó Nicaragua, primero como coordinador de una Junta de Gobierno (1979-1985), y posteriormente como gobernante electo (1985-1990).EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *