Más

Suscribirse

Redes Sociales

El feminismo independiente en Cuba lamenta que su labor esté “criminalizada”

Fuente: Pixabay
Fuente: Pixabay

Tras cada uno de los casi 200 feminicidios verificados en Cuba desde 2019 -85 este año- está el difícil trabajo de activistas como Yanelys Núñez, que lamentan que esta labor esté “criminalizada”, pero ven como “un gran paso” haber colocado el problema en la agenda pública y llevado al Gobierno, aunque tarde, a actuar.

Núñez, coordinadora del Observatorio de Género de Alas Tensas, una publicación feminista independiente, cuenta a EFE cómo, desde el anonimato e incluso desde el exilio – como es su caso-, las activistas operan para poder registrar los crímenes machistas en la isla.

Al paso del tiempo han sumado alianzas con otros observatorios independientes, como el de la plataforma Yo Sí Te Creo En Cuba.

Núñez da cuenta del trabajo endiablado que supone llevar a cabo este registro de violencia machista en la isla, a falta de datos oficiales regulares, transparentes y en tiempo real.

Lo primero es “triangular la información ante cualquier alerta recibida por las redes sociales, los formularios online, correo electrónico o las observadoras”, explica a EFE.

Además, las feministas contactan a familiares y vecinos de la víctima que, “en la mayoría de los casos son los que sacan a la luz la alerta de feminicidio, desaparición o intento de feminicidio”.

No siempre es fácil. “A veces es difícil que algún familiar hable porque en la sociedad cubana hay terror a hacer una denuncia pública sobre cualquier tema, o incluso a dar alguna entrevista a la prensa independiente”, lamenta.

Dar a conocer los asesinatos machistas en las redes “puede presuponer la imposición de multas, amenazas e intimidación por parte de las fuerzas del Gobierno e incluso una sanción penal. La reacción en muchas ocasiones cuando nos acercamos es de sospecha”, censura esta feminista.

El siguiente paso es realizar el informe con los detalles del caso: nombre, edad, procedencia de la víctima y el presunto agresor. Todo con ayuda de expertas extranjeras.

La asociación franco-argentina Mundo Sur reconoció el trabajo de Alas Tensas y Yo Sí Te Creo En Cuba y los incluyó en 2022 en el mapa latinoamericano de feminicidios.

Mundo Sur demanda a los Estados que pongan en marcha políticas públicas que contribuyan a la erradicación de la violencia contra las mujeres en América Latina, basándose en estadísticas surgidas en los países que integran su mapa.

Un gran paso

Tras cuatro años de trabajo “limitado y difícil” de Alas Tensas, asegura Núñez, el Gobierno cubano ha reaccionado públicamente en los últimos meses e incorporado el tema dentro de su discurso.

En Cuba, donde no está tipificada la violencia de género, prácticamente no se informa sobre los asesinatos machistas en la prensa oficial ni se utiliza la palabra “feminicidio” -o “crimen machista”- para referirse a estos casos.

Sin embargo, en los últimos meses el oficialismo ha reconocido en público la dimensión del problema.

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, pidió este año “tolerancia cero” con la violencia machista, pero aseguró también que en el país se “exagera cualquier hecho delictivo” y, en particular, los de violencia de género.

Hace unos días, el Gobierno aseguró que los asesinatos machistas en la isla sumaban 117 “al cierre de octubre”, pero no especificó en qué periodo. EFE solicitó una aclaración a la Fiscalía General (FGR), pero por el momento no ha recibido respuesta.

También adelantó que pondrá en marcha un registro para dar a conocer en tiempo real la muerte de mujeres y niñas por violencia machista.

A mediados de diciembre, la fiscal general, Yamila Peña, reconoció en una reunión de la cúpula del Partido Comunista de Cuba (PCC, único legal) que 16.116 mujeres y niñas viven en “situación de violencia”, de las cuales la mayoría son negras y mulatas con un bajo promedio de escolaridad.

Según la FGR, en 2022 solo se contabilizaron 16 crímenes machistas, un dato que dista mucho de los 34 confirmados ese mismo año por las plataformas.

Activistas como Núñez siguen sintiendo “impotencia y frustración” ante cada nuevo feminicidio y reclaman una mejor articulación para frenar este flagelo.

Activismo “criminalizado”

Núñez critica que su trabajo sea “criminalizado”, cuando “debería” contar con “el apoyo de las instituciones estatales”.

“En Cuba las mujeres podrían estar menos vulnerables si hubiese voluntad política”, censura la cubana, quien además considera que ha habido “inmovilismo” del Gobierno para hacer frente a la violencia de género.

También recuerda que las observadoras independientes le han pedido a la oficialista Federación de Mujeres Cubanas (FMC), y otras organizaciones en la órbita del PCC, que “cumplan con su trabajo, que incluye aceptar nuestra participación en la vida política y pública del país”. “Lo único que hemos recibido ha sido el silencio o el descrédito de nuestra labor”, sentencia.

EFE, por su parte, ha contactado en varias ocasiones a la FMC a este respecto, pero no ha recibido respuesta.

Entre las  exigencias de las feministas independientes está una ley integral contra la violencia machista, la declaración de un estado de emergencia por esta lacra, la habilitación de refugios para las víctimas, campañas de sensibilización y, por supuesto, la publicación de cifras oficiales actualizadas de crímenes machistas. EFE

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *