Más

Suscribirse

Redes Sociales

El eje de Meloni con Vox no ayuda a un acuerdo con la UE, según la oposición italiana

Italia necesita a la Unión Europea (UE) para solucionar la crisis migratoria tras la llegada a la isla de Lampedusa (sur) de más de 10.000 personas en apenas tres días, pero el vínculo del Gobierno con fuerzas de extrema derecha como la española Vox “no ayuda”, según el presidente del opositor Partido Demócrata (PD), Stefano Bonaccini.

“Somos la primera frontera de Europa en el Mediterráneo y necesitamos un plan europeo: patrullaje y salvamento en el mar, corredores seguros para llevar a quienes realmente lo necesitan, acogida a través de un reparto equitativo entre todos los Estados”, asegura Bonaccini en una entrevista al diario “La Stampa”.

Sin embargo, añade, “es difícil que lo logre quien durante años ha gritado ‘primero los italianos’, ‘puertos cerrados’, ‘todos en casa’ (…). Hay que reconstruir cuanto antes las condiciones para una discusión seria a nivel europeo, pero me temo que los mítines con (la francesa Marine) Le Pen o con los de Vox no ayudan”.

Bonaccini, que es también presidente de la región de Emilia Romaña (norte), se muestra muy critico con el último decreto migratorio aprobado por el Gobierno de la ultraderechista Giorgia Meloni, que prevé la apertura de nuevos centros de repatriación (CPR) en todo el país y la ampliación a 18 meses del tiempo de retención de los migrantes en ellos.

“El Gobierno ha aprobado una medida que producirá el mismo efecto que las anteriores: ninguna”, dice tras señalar que, después del anterior decreto del Ejecutivo, que aumentaba las penas por el tráfico de personas, “los desembarcos han aumentado, los traficantes han seguido prosperando, los alcaldes han seguido acogiendo solos sobre todo a los niños, las ciudades son menos seguras”.

Bonaccini, elegido presidente del PD en febrero pasado, tras su derrota en las primarias frente a la actual líder, Elly Schlein, encabeza la oposición de los presidentes regionales del partido a la creación de los nuevos CPR, que el Ejecutivo ha encargado al Ministerio de Defensa, en detrimento de las regiones y los ayuntamientos.

“El Gobierno ha explicado que los CPR no servirán para acoger a las miles de personas que llegan semanalmente a nuestro territorio, sino para retener a los peligrosos. Pensé que para eso estaban las cárceles. Pero entonces pregunto: el verdadero problema, los grandes números de emergencia, la falta de estructuras, las personas que no se consigue ubicar, los menores no acompañados, ¿quién lo afronta si los CPR sirven para otra cosa?”, cuestiona Bonaccini.

El ministro del Interior, Matteo Piantedosi, explicó este miércoles que el Gobierno comenzará la construcción de los CPR “lo antes posible” en 12 regiones, que tendrán capacidad para entre 50 y 200 personas “que deambulan por el territorio sin permiso de residencia y que presentan condiciones peligrosas, según una orden de detención validada por el juez”.

“Habrá resistencias, dialogaremos con todo el mundo, por supuesto que lo haremos, pero tratando de imponer la línea del Gobierno”, aseguró.

En lo que va de año han desembarcado en Italia 132.279 personas, el doble que el mismo periodo del 2022 (68.420) y el triple que en 2021 (43.372), según datos del Ministerio del Interior actualizados el 20 de septiembre. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *