Más

Suscribirse

Redes Sociales

El Chelsea pierde la cabeza

El Chelsea ha sido el gran detonante del mercado de fichajes, con un gasto de 325 millones de euros, más que todos los equipos juntos de la Liga Española, la Ligue 1, la Bundesliga y la Serie A; con el argentino Enzo Fernández, el ucraniano Mykhailo Mudryk y el portugués Joao Félix a la cabeza.

El conjunto inglés ha pagado 130 millones por Fernández, siendo este el fichaje más caro de la historia de la Premier League, por encima de los 100 millones que pagó el Manchester City en su momento por Jack Grealish. Se ha dejado, además 95 millones en Mudryk, de los que una buena parte ha ido para la guerra de Ucrania, unos 11 ‘kilos’ en la cesión de Félix hasta final de temporada, 30 millones de euros en el extremo del PSV Noni Madueke y 40 millones en el central francés Benoit Badiashile.

Además, el club que preside el multimillonario Todd Boehly se ha dejado más de 30 millones en Malo Gusto, una joven promesa del fútbol francés, y ha desembolsado también unos cuantos millones para traerse a Andrey Santos y David Datro Fofana. A cambio, ha dejado irse al italiano Jorginho al Arsenal, por unos 15 millones, y cerró la puerta a la marcha de Hakim Ziyech al PSG. El marroquí lo tenía hecho con los franceses, pero un problema con los documentos frustró su pase a última hora.

El Chelsea ha sido el gran agitador entre los grandes, por las urgencias que reclama su posición en la liga (10º, a 21 puntos del líder y a 10 de la Champions), todo lo contrario que un Liverpool que no está en mejor situación que los ‘Blues’, pero que solo han podido conquistar a Cody Gakpo en esta ventana invernal.

Jürgen Klopp, que no ha parado de quejarse de la falta de músculo financiero de su equipo, solo ha podido reclutar al extremo neerlandés, que viene a complementar un ataque en el que Darwin Núñez no arranca y en el que Luis Díaz aún está lesionado hasta marzo.

Los ‘Reds’ tenían urgencias en defensa y en el centro del campo, pero el mercado no ha servido para aliviarlas.

En el caso del Arsenal, las negativas han marcado su periplo este invierno. Primero fue Mudryk el que les dijo que no, pese a flirtear con los ‘Gunners’ en redes sociales, y más tarde fue el ecuatoriano Moisés Caicedo el que no pudo llegar, esta vez no por negativa del jugador, sino porque el Brighton & Hove Albion le cerró la puerta a los 60 millones que ofrecieron por el ecuatoriano.

Mikel Arteta se ha tenido que conformar con las llegadas de Leandro Trossard, apartado en el Brighton, y de Jorginho, con lo que complementar una plantilla que tiene posible ganar la primera Premier League en 19 años.

Otro club en alza como el Manchester United apenas ha retocado su plantilla, con las incorporaciones del delantero Wout Weghorst y del centrocampista Marcel Sabitzer, cedidos hasta final de temporada. Weghorst cubre un tipo de delantero que el United no tenía, mientras que Sabitzer reemplazará al lesionado Christian Eriksen. También ha llegado Jack Butland, como tercera opción para la portería.

En la otra orilla de Mánchester, los movimientos han sido escasos hasta que la bomba estalló y Joao Cancelo, uno de los pilares del esquema de Pep Guardiola, se marchó cedido al Bayern de Múnich hasta final de temporada, con una opción de compra que roza los 70 millones. La falta de minutos ha precipitado la salida del portugués, uno de los imprescindibles del City en los últimos años.

Para completar el ‘Big Six’, el Tottenham se ha traído a Pedro Porro para el lateral derecho y a Arnaut Danjuma para el ataque. El español tiene una opción de compra obligatoria de 50 millones de euros, mientras que con el neerlandés el club inglés decidirá a final de temporada.

En total, los clubes ingleses han desembolsado 922 millones de euros durante la ventana de traspasos invernal, lo que supone un récord histórico y un incremento del 83 % respecto al anterior mercado más derrochador, el de 2018, en el que los clubes se dejaron unos 200 millones.

El gasto entre el verano de 2022 y este invierno asciende a 3.170 millones de euros, superando el anterior récord de 2017, cuando se pagaron 1.580 millones en transferencias. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *