Más

Suscribirse

Redes Sociales

El Brexit abre una nueva etapa en Irlanda del Norte, con el nacionalismo a la cabeza

EFE/EPA/MARK MARLOW
EFE/EPA/MARK MARLOW

Javier Aja

El acuerdo alcanzado entre el Gobierno británico y el Partido Democrático Unionista para modificar los arreglos comerciales post-Brexit en Irlanda del Norte abre la puerta este sábado a la formación de un Ejecutivo autónomo de poder compartido con los nacionalistas, que permanece suspendido desde hace dos años.

Las disposiciones del nuevo pacto, recogidas en un documento llamado ‘Salvaguardando la Unión’, difieren apenas de las que ya estaban en vigor, pero introduce elementos que amortiguan las divergencias con el resto del Reino Unido y aborda los temores del unionismo respecto al futuro constitucional de la provincia británica.

Estas son las claves del proceso.

– El Brexit, raíz del problema

El Brexit obligó a Londres y Bruselas a diseñar el llamado Protocolo para Irlanda del Norte, que imponía controles fronterizos entre Gran Bretaña y la provincia a fin de evitar una frontera física en la isla de Irlanda, tal y como establece el acuerdo del paz del Viernes Santo, el texto que puso fin al conflicto.

Tras su entrada en vigor en 2020, el probritánico DUP consideró que este mecanismo había levantado una frontera comercial y política en el mar de Irlanda, lo que afectaba al acceso de la región al mercado interior británico y ponía en riesgo sus vínculos con el Reino Unido.

Sus demandas para renegociar el protocolo no fueron atendidas y el DUP -primera fuerza entonces- abandonó el Gobierno en febrero de 2022, abriendo una crisis que Londres trató de cerrar convocando unas elecciones tres meses después.

Lejos de solucionar el problema, las urnas arrojaron un resultado histórico con la victoria del proirlandés Sinn Féin, antiguo brazo político del IRA, lo que ponía fin a un siglo de supremacía protestante en las instituciones de gobierno y asestaba al unionismo un duro golpe emocional.

Ante la parálisis, Londres y Bruselas presentaron el Acuerdo Marco de Windsor, que redujo los controles fronterizos entre Gran Bretaña e Irlanda del Norte, pero mantiene a la provincia dentro del mercado único comunitario para bienes así como en el mercado interno británico, lo que aún ponía en riesgo, según el DUP, su relación con el resto del Reino Unido..

– ¿Por qué ha aceptado el DUP el nuevo pacto?

Windsor ya reducía los controles al crear un ‘carril verde’ para los bienes destinados solo a la provincia británica, mientras que en el ‘rojo’, con chequeos aduaneros en los puertos norirlandeses, se aplicaba a los que van a la República de Irlanda.

El nuevo acuerdo, como pedía el líder del DUP, Jeffrey Donaldson, sustituye el carril verde por el ‘sistema de mercado interno’, por el que ya no habrá controles ‘rutinarios’ sobre los productos británicos que se envían a Irlanda del Norte con la intención de permanecer allí.

Asimismo, Londres ya tramita dos piezas legislativas clave para los unionistas. Una de estas implementará cambios en el sistema comercial a través de la modificación de la Ley de Mercados Internos y otra aportará garantía legales sobre la posición constitucional de Irlanda del Norte en el Reino Unido.

– ¿Qué dice la UE?

De cara a los críticos, Donaldson sostiene que el nuevo pacto ha generado “cambios fundamentales”, que la frontera en el mar de Irlanda ha caído y que la unión con la corona británica está asegurada.

Más cauto, el Gobierno británico insiste en que la medidas adoptadas son modificaciones “operativas” del marco en vigor que no alteran los fundamentos del acuerdo bilateral con Bruselas.

El Ejecutivo irlandés, garante junto a Londres de los acuerdos de paz, mantiene que no se han traspasado líneas rojas respecto a Windsor, mientras que Bruselas, de momento, ha indicado que estudiará en detalle las medidas.

– La siguiente fase

Con todas la piezas encajadas, Donaldson ha dado luz verde para que el DUP presente un candidato al puesto de viceministro principal en un Gobierno con el Sinn Féin, cuya líder en la región, Michelle O’Neill, opta al puesto de ministra principal.

La Asamblea norirlandesa elige este sábado a un presidente de la cámara, como paso previo a la designación de O’Neill y su adjunto a frente del próximo Ejecutivo, en el que también entrarán ministros del Partido Alianza y del Partido Unionista del Ulster, tercera y cuarta formación, respectivamente.

Los partidos han resaltado que la prioridad ahora es abordar la situación de los servicios públicos, muy deteriorados después de dos años en los que han sido gestionados por funcionarios con limitadas competencias económicas, si bien se espera que la nueva legislatura también tendrá un alto carácter político e identitario.

Aunque los puestos de ministro y viceministro principal tienen sobre el papel la misma importancia, la elección de O’Neill tiene una carga simbólica para el unionismo y representa un momento histórico para el nacionalismo en su objetivo de reunificar la isla. EFE

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *