Más

Suscribirse

Redes Sociales

El BoJ mantiene principales medidas de su política monetaria ultraflexible

El Banco de Japón (BoJ) optó este miércoles por mantener inalteradas las principales medidas de su política monetaria ultraflexible, pese al ajuste ejecutado el mes anterior, que generó expectativas sobre una subida de tipos en el país.

Al término hoy de su reunión mensual sobre política monetaria, el instituto emisor japonés decidió por unanimidad de la junta mantener en el -0,1 % la tasa de interés de los bonos a corto plazo y continuar con sus compras de bonos ilimitadas para orientar los rendimientos a 10 años al 0 %.

En lo que respecta a la curva de rendimientos de los bonos a largo plazo, el banco central japonés mantuvo en el +-0,5 % la horquilla de fluctuación deseable para la entidad, que fijó este nuevo tope en su reunión previa, alimentando las especulaciones de un cambio de rumbo en su política que no termina de llegar.

El BoJ se mantuvo así en línea con lo señalado por el gobernador de la entidad, Haruhiko Kuroda, que tras el último ajuste de su política negó que se tratara de un adelanto de subida de tipos, argumentando que la economía japonesa todavía no está preparada para asimilar un endurecimiento de esas tasas pese a la aceleración de la inflación.

Los expertos esperan en cualquier caso que el BoJ modifique su rumbo como muy tarde a partir de abril, cuando concluirá el mandato de Kuroda, quien lleva una década apostando por una estrategia ultraflexible para sacar a la economía nipona de la deflación.

El índice de precios de consumo subió en Japón un 3,7 % el pasado noviembre, su mayor incremento en 41 años, y se espera que cierre el año en torno al 4 %, el doble de la cifra del 2 % fijada por el BoJ.

Pero el BoJ considera que esta inflación es de carácter importado y transitorio por el encarecimiento global de las materias primas y de la energía, y por tanto cree que no responde a una revitalización de la economía nipona que sea capaz de asimilar un alza de tipos.

La divergencia entre la política monetaria del BoJ y la de otras entidades de referencia como la Reserva Federal estadounidense y el Banco Central Europeo causó una fuerte devaluación de la divisa nipona frente al dólar y al euro durante el pasado año, aunque el yen se recuperó en cierta medida tras el ajuste del mes pasado.

Tras el mantenimiento de política anunciado hoy la divisa japonesa cayó con contundencia frente al dólar, más de dos unidades.

El billete verde pasó de intercambiarse por unos 128 yenes hasta 130,83 yenes tras la publicación del informe del BoJ.

EFE

JBR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *