El Benfica hunde más al Barcelona (3-0)

108 vistas
8 min lectura
Foto: EFE/EPA/MANUEL DE ALMEIDA

El Benfica derrotó al Barcelona por 3-0 en un encuentro en el que fue muy superior y en el que el delantero uruguayo Darwin Núñez hizo un doblete y amargó la noche de Champions a un Barça hundido y con su técnico, Ronald Koeman, en la cuerda floja.

El Benfica ahogó al Barcelona en todas sus líneas y Jorge Jesús planteó un partido a la perfección con un 3-4-3 que resultó muy eficaz, sobre todo a la contra.

El conjunto luso salió enchufado, con presión alta y juego directo, y los resultados no se hicieron esperar; antes del minuto tres, jugada por la banda izquierda, recoge el balón escorado Darwin Núñez, se mete en el área, rompe con varias bicicletas a Eric García y sorprende a Ter Stegen con un remate ajustado al primer palo que se fue al fondo de la red.

La segunda la tuvo casi en el minuto 5 el ucraniano Yaremchuk, con un disparo fácil al borde del área que decidió colocar y que acabó suave a las manos del cancerbero azulgrana.

En el minuto 8, primera reacción de Koeman: García a la derecha y Araújo a la izquierda para intentar frenar al uruguayo Núñez.

La primera perla del Barcelona llegó de la mano de Pedri con un pase de tiralíneas que dejó solo a Frenkie de Jong, que decidió pasar, con el portero ya derribado, a Luuk de Jong, que, incomprensiblemente, falló a puerta vacía.

Instantes después, nueva ocasión para el Barça. Centro de Sergi Roberto por la derecha para De Jong, quien falló el remate ante la salida de Vlachodimos.

Mientras tanto, Darwin seguía haciendo de las suyas y en el centro del campo, tras un excelente gesto técnico forzaba la amarilla para Gerard Piqué, que llegó tarde al corte.

Primer cuarto de hora trepidante con un Benfica que jugaba a controlar el partido y a buscar las verticalidad y velocidad de Yaremchuk, Rafa y Darwin.

El Barcelona quería, pero sólo respiraba cuando el esférico llegaba a Pedri o Busquets.

Pedri se animaba desde fuera del área, y en el 17’ pudo sorprender con un potente disparo que no cogió puerta por muy poco.

Algo no le gustaba a Koeman, que en el minuto 22 mandó calentar al canterano Gavi.

Tras un córner del Benifica en el 26’, el Barcelona se sacudió el dominio local en una contra que posibilitó un excelente pase en largo de Frenkie de Jong para Depay, que lo dejó solo ante el portero, que logró despejar a córner el disparo del holandés.

La sorpresa llegó en el minuto 32 cuando Koeman decidió quitar a Piqué para que entrara Gavi, un joven de 17 años que en Champions sólo tenía la experiencia de media hora ante el Bayern en la primera jornada. De hombre escoba en la defensa, Frenkie de Jong.

Por su parte, el Benfica, al borde del descanso, sufría su primer revés tras la lesión de su carrilero derecho, el austriaco Valentino Lazaro, quien fue sustituido por Gilberto, un lateral brasileño que pasó por las filas de la Fiorentina.

Tras el descanso, los focos apuntaban a Ansu Fati, que empezaba a calentar junto a Coutinho, y el partido siguió igual, con Darwin escorado en la izquierda haciendo mucho daño a la zaga catalana.

En el 51’ llegó otra gran jugada del charrúa Darwin, que en velocidad ganó un balón en el centro del campo, superó a Ter Stegen, que salió en falso y el remate se fue a la base del poste. El Barcelona se salvaba tras un nuevo error garrafal.

En el 65’, el ex del Barcelona, Alejandro Grimaldo le sacaba sobre la línea una clara a Sergi Roberto, que remató dentro del área pequeña un excelente centro por la derecha de Depay.

La situación era muy preocupante para el Barcelona y el holandés apostó por un triple cambio para que ingresaran en el 67’ Ansu Fati, Coutinho y Nico. Salían Pedri, Piqué y Luuk de Jong.

Pero nada más entrar los tres, en el 69’, nuevo mazazo para el Barça, tras el 2-0 anotado por el bueno de Rafa Silva.

La jugada empezó por la derecha con Núñez y acabó en el costado izquierdo con una excelente pared al borde del área entre Joao Mário y Rafa. En el rechace, el balón le llegó a Rafa y éste anotó a placer.

La grada coreaba el nombre del internacional luso, mientras reconocía el gran partido de Yaremchuk y Darwin, claves para fijar a los centrales e iniciar la ofensiva.

En el 76’, la jugada polémica del partido, centro de André Almeida por la izquierda, remate con la cabeza de Gilberto y el VAR dejó claro que era penalti, porque Dest la despejó con la mano.

Lo tiró Darwin, engañó a Ter Stegen y subió el 3-0 al marcador. Koeman no daba crédito en el banquillo y el presidente del Benfica, el exfutbolsita Rui Costa, lo celebraba con euforia en el palco.

Con 3-0 se llegó al final del partido con una estadística demoledora, el Barcelona no tiró entre los tres palos y tras dos encuentros, ni ha marcado ni ha sumado ningún punto. EFE

 

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

Máquina bávara: Bayern 5-0 Dinamo

Siguiente noticia

INE dictaminó pérdida de registro de tres partidos