El arte de complicarse un poco las cosas: El proceso creativo de Javier Viver

375 vistas
4 min lectura
Twitter | @mariacvg_

Javier Viver es Imaginero de profesión. Ha podido consolidarse como escultor, fotógrafo y pintor, en donde combina estas tres artes para formar grandes obras como lo fue la Bella Pastora de Iesu Communio.

En un video reciente titulado «El poder de las imágenes», Javier cuenta su proceso creativo para poder crear las obras que ha hecho, sus «secretos», como él lo llama.

Durante su charla menciona que una de sus principales fuentes de inspiración es el arte cristiano, la forma en que hemos llevado a la divinidad a algo visible.

Parafraseando un poco, dice que los primeros cristianos rompieron con los esquemas de representación divina que la tradición judía les había impuesto. Para los judíos era impensable mencionar a Dios, mucho menos plasmarlo en una pintura. No teníamos idea de cómo era en realidad. Sin embargo, con la llegada de Cristo en un momento concreto de la historia, podemos ver a esa divinidad en carne y hueso. Lo que por mucho tiempo había quedado oculto a los ojos humanos es ahora perceptible, Dios tiene forma, y podemos representarlo.

Es así como los primeros cristianos comienzan a recrear «íconos» de la imagen de Jesús, sin embargo, siempre guardando una delgada línea de respeto a la divinidad. No podemos representar a Dios de una manera «humana», pero él es humano. Así que sus formas de representación quedaban fuera de lo realista, para separar lo divino de lo mortal. A eso sumándole la falta de perspectivas que esas iconografías tenían, se podían lograr imágenes de veneración divina.

Con la llegada del renacimiento las pinturas se dotan de perspectiva. Lo real se vuelve parte fundamental de esta movimiento y empezamos a ver a ese Dios divinizado en los íconos, ahora de una forma más humana y real.

Con la llegada de la cámara obscura y posteriormente de la fotografía, el mundo de las artes abre puertas nunca antes vistas. Podemos plasmar la pura realidad en ellas.

Es así como entonces Javier junta estas tres expresiones artísticas para hacer él sus propias expresiones. Combina la iconografía, la perspectiva y la fotografía para así crear esculturas de figuras divinas, que se vean realistas con bases de sesiones fotográficas.

«Hay un momento en la creación en la que la escultura deja de ser un retrato de una modelo y empieza a ser la representación de algo sobrenatural», expresa Javier casi al final de su video.

En general, él es un artista de pies a cabeza. Su arte no sólo se trata de generar algo bonito a los ojos de las personas, sino también a los ojos de la mente. Cuando una obra artística tiene historia detrás, tiene una investigación profunda y tiene un trasfondo, hace de esa pieza algo increíble que abona al mensaje ya dado por sí mismo en la propia obra. Es fantástico que hoy por hoy, a pesar de la facilidad con la que podemos crear las cosas, haya quienes decidan complicarse un poco para crear cosas maravillosas y únicas.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

Guatemala espera vacunas Sputnik el martes mientras casos siguen en aumento

Siguiente noticia

Detectan 41 casos de covid-19 en la Copa América