Más

Suscribirse

Redes Sociales

EE.UU. contraataca a China en el Pacífico Sur con visitas paralelas de Blinken y Austin

Estados Unidos refuerza su apuesta por el Pacífico Sur con sendas visitas a países de la zona que iniciaron por separado el secretario de Estado, Antony Blinken, y el de Defensa, Lloyd Austin, con las que buscan contrarrestar la creciente influencia de China en la zona.

Blinken se adelantó a Austin por unas horas en su llegada al primer destino de su gira, Tonga, donde uno de los objetivos fue inaugurar oficialmente la nueva embajada estadounidense, abierta en mayo en Nuku’alofa, la capital del país polinesio de unos 100.000 habitantes, que fue devastado en 2020 por un volcán y un tsunami.

Desde allí, el jefe de la diplomacia estadounidense acusó hoy a China durante una rueda de prensa de tener “un comportamiento cada vez más problemático” en el Indopacífico, y criticó las “reivindicaciones marítimas ilegales” y “la militarización de zonas en disputa” como el Mar de la China Meridional, que Pekín reclama casi en su totalidad.

No obstante, también declaró en un tono más conciliador que espera “trabajar bien” con el nuevo ministro chino de Exteriores, Wang Yi, quien ya ostentó el cargo entre 2013 y 2022 -año en el que visitó Tonga como parte de una ruta por el Pacífico Sur- y que regresó la víspera a su antiguo cargo en sustitución de Qin Gang.

Qin fue destituido el martes sin explicaciones tras un mes apartado de la escena pública en China.

El jefe de la diplomacia estadounidense proseguirá su gira con visitas a Nueva Zelanda y Australia, donde coincidirá entre el viernes y el sábado con Austin, en la reunión ministerial anual junto a sus homólogos australianos para abordar asuntos estratégicos bilaterales.

Austin, por su parte, llegó a Papúa Nueva Guinea, la primera visita de un jefe del Pentágono a este país.

“Es un honor ser el primer secretario de Defensa de EE.UU. que visita Papúa Nueva Guinea, especialmente en un momento de progreso histórico en la relación entre nuestros países. Estoy deseando avanzar en nuestra cooperación en defensa y modernizar nuestra alianza”, subrayó Austin en su cuenta de Twitter a su llegada.

Su viaje sucede a la firma de un pacto de seguridad bilateral el pasado mayo, por el que el Ejército de Estados Unidos tendrá acceso a puertos y aeropuertos de Papúa Nueva Guinea, según se supo al ser este presentado el pasado mes en el Parlamento de Papúa Nueva Guinea.

Papúa Nueva Guinea, una empobrecida nación de cerca de diez millones de habitantes en el Pacífico Sur rica en recursos naturales, incluidas grandes reservas de gas, se ha convertido en un solicitado destino en los últimos meses, en medio del pulso entre China y EE.UU. y sus socios por aumentar influencia en la zona.

Tras Austin, se espera que el presidente francés, Emmanuel Macron, visite el país el viernes, siguiendo la estela reciente del primer ministro indio, Narendra Modi; el dirigente neozelandés, Chris Hipkins; el líder indonesio, Joko Widodo; y el mismo Blinken en mayo.

En los últimos meses, Estados Unidos ha cortejado a varias naciones insulares de la otrora olvidada región del Pacífico Sur, sobre todo a raíz del pacto de seguridad sellado entre China e Islas Salomón en abril de 2022 y las pretensiones posteriores de Pekín de firmar un acuerdo multilateral con una decena de países.

La cercanía entre China e Islas Salomón despierta también suspicacias entre Australia y Nueva Zelanda, cuyos dirigentes, el australiano Anthony Albanese y su homólogo neozelandés, Chris Hipkins, acusaron a Pekín de “socavar” el equilibrio de la región.

Los dos mandatarios se refirieron en concreto a un nuevo convenio de cooperación policial, suscrito a principios de mes entre Pekín y Honiara, en un comunicado conjunto emitido hoy tras su reunión anual en la ciudad de Wellington.

La Administración de Estados Unidos, aliada de Australia y de Nueva Zelanda, se ha propuesto estrechar la relación con las islas del Pacífico a fin de contrarrestar la influencia económica y en seguridad de China.

Entre otras medidas, EE.UU. también decidió reabrir el pasado febrero su Embajada en Islas Salomón tras tres décadas de ausencia diplomática.

Al mismo tiempo, Washington busca rebajar la tensión con el Gobierno chino para evitar un conflicto, motivo por el que Blinken viajó en junio a Pekín, aunque los lazos en Defensa continúan maltrechos. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *