Más

Suscribirse

Redes Sociales

Dubái, al borde de ser absorbido por el desierto

Fuente: Pexels
Fuente: Pexels

Las tierras fértiles del moderno centro financiero, capital del emirato del mismo nombre y ciudad más poblada de los Emiratos Árabes Unidos (EAU), enfrentan una dura batalla con la naturaleza.

Las tierras fértiles de Dubái, el moderno centro financiero, capital del emirato de mismo nombre y ciudad que cuenta con alrededor de tres millones de habitantes –es la más poblada de los Emiratos Árabes Unidos (EAU)–, enfrentan una dura batalla con la naturaleza.

En 2019, el gobierno de Dubái presentó un informe que mostraba lo frágil de su ecosistema, estipulando que “con el aumento de la población y los sistemas de consumo de alimentos, la degradación de la tierra y la desertificación se están volviendo rampantes”.

Al respecto, las autoridades se están concentrando en buscar soluciones efectivas para restaurar las áreas de tierra que ya no son productivas; para ello, están invirtiendo en start-ups verdes y apoyando instituciones educativas innovadoras de enfoque tecnológico y con inclinaciones ecológicas.

Pero Dubái no es el único país en esa búsqueda, porque los Emiratos Árabes Unidos también se encuentran en la carrera debido a sus problemas geográficos; diversos expertos –quienes resaltaron los avances tecnológicos realizados por Qatar en la realización del mundial de futbol–, consideran que, si logran el éxito, las soluciones que desarrollen tendrán un gran impacto a nivel mundial.

DESERTIFICACIÓN: PROBLEMA DEL FUTURO PRESENTE

La desertificación es un tipo de degradación de la tierra que vuelve improductivo el suelo fértil y cultivable de regiones áridas o semiáridas; usualmente se produce debido a la sobreexplotación del agua y el suelo, lo que provoca que la vegetación no crezca en esas tierras.

“La desertificación puede ocurrir de forma natural, pero es un fenómeno cada vez más vinculado a la actividad humana; especialmente, al pastoreo excesivo, la agricultura intensiva y el desarrollo de infraestructura; en el caso de zonas del desierto, este fenómeno se manifiesta cuando la tierra y la vegetación están sobrecargadas”, indicó William H. Schlesinger, biogeoquímico y Presidente Emérito del Instituto Cary de Estudios de Ecosistemas en Nueva York.

El titular del Instituto Cary de Estudios de Ecosistemas en Nueva York –quien ha estudiado los desiertos por más de 30 años– afirmó que “el resultado es una menor productividad de la vegetación y, a menudo, una transición a tipos de vegetación que son menos útiles para las actividades humanas”.

Los casos referidos al mal uso de la tierra y la sobreexplotación del agua por parte de los Emiratos Árabes Unidos fueron mostrados en la prensa durante varios años; por ello, en 2012, el jeque Mohamed bin Rashid Al Maktum, vicepresidente de EAU y emir de Dubái, anunció la construcción estratégica de una economía verde, enfocada en la sostenibilidad y en garantizar el crecimiento a largo plazo.

“Los líderes políticos y empresariales de EAU entienden que mejorar las credenciales ambientales es increíblemente importante para presentar el país y ciudades como Dubái como modernas”, mencionó la profesora Natalie Koch, especialista en Geografía Política de la Universidad de Siracusa en Nueva York.

LA SOBREEXPLOTACIÓN DE LA TIERRA ÁRABE

Dubái fue un pueblo pesquero adormecido en el tiempo que, gracias a la explotación de combustibles fósiles, en 50 años se transformó en una metrópolis urbana que alberga alrededor de tres millones de habitantes, posee aproximadamente la misma extensión territorial de Portugal, pero casi el 80 por ciento de su superficie terrestre ya se ha convertido en desierto.

Los Emiratos Árabes Unidos gozaron una gran época de bonanza entre las décadas de 1970 y 1980 debido al hallazgo y explotación de sus vastas reservas de petróleo, lo que generó un crecimiento económico impresionante; sin embargo, no hubo un cuidado del medioambiente; por ello, en 2008, el Fondo Mundial para la Naturaleza los clasificó como el país con la peor huella ecológica per cápita.

Al respecto, el Banco Mundial reportó que los EAU tenían 75 mil hectáreas de tierra cultivable en 2002, pero para 2018 las mismas fueron disminuidas a 42 mil 300; acción que impactó en el porcentaje de tierras agrícolas, que cayó del 7.97 por ciento al 5.38 en el mismo periodo.

“Desde principios de la década de 2000, el gobierno ha buscado atraer empresas de tecnología como parte de la transición de Dubái hacia una economía basada en el conocimiento; porque saben que las inversiones en energía renovable y tecnología limpia, o más ampliamente en sostenibilidad, también sirven como medios para la diversificación económica”, declaró Gökçe Günel, profesor de antropología en la Universidad Rice en Texas y autor del libro sobre energía, cambio climático y diseño urbano en Abu Dhabi, titulado “Nave espacial en el desierto”.

“La Estrategia Industrial de Dubái 2030 describe el plan de la ciudad para promover la fabricación respetuosa con el medioambiente y de bajo consumo, mientras que el parque solar Mohamed bin Rashid Al Maktum de 1 gigavatio (mil millones de vatios), ubicado 50 kilómetros al sur de Dubái, está entre los parques solares más grandes del mundo; sin embargo, en el corto plazo, los problemas ambientales de Dubái están lejos de resolverse”, puntualizó.
(Con información DE EFE)

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *