Más

Suscribirse

Redes Sociales

Disney descarta nuevo complejo de oficinas en Orlando en su pulso legal con DeSantis

Walt Disney Company canceló oficialmente un proyecto de reubicación de algunas de sus divisiones corporativas en Lake Nona, en Orlando (Florida), que hubiera proporcionado más de 2.000 empleos, según se dio a conocer en medio de un pulso legal de la compañía de entretenimiento con el gobernador del estado, el republicano Ron DeSantis.

La web de la compañía informó hoy que, en 2021, The Walt Disney Company “hizo planes” para trasladar algunas de sus divisiones corporativas al área de Lake Nona (Florida central), pero que esos planes “han sido cancelados de inmediato”.

La página web cita un correo electrónico enviado hoy a los miembros del elenco de Disney por Josh D’Amaro, presidente de Parques de Disney, Experiencias y Productos, avisando de la cancelación del nuevo campus para trabajadores, que en principio trasladaría a empleados desde California.

Se trata de un complejo de oficinas y plan de desarrollo de casi 1.000 millones de dólares (928.000 millones de euros al cambio de hoy) cuya construcción estaba programada en Orlando.

“Habría traído más de 2.000 empleos a la región, con 120.000 dólares como salario promedio, según una estimación del Departamento de Oportunidades Económicas de Florida”, explica la web wdwinfo.com.

En su correo electrónico, D’Amaro citó las “condiciones comerciales cambiantes” como una razón para cancelar el proyecto Lake Nona, añade.

Lake Nona, ubicada en Orlando, es “una comunidad visionaria con los componentes básicos del futuro de hoy”, según se describe a sí misma esta urbanización donde también se encuentra el Campus Nacional de la Asociación de Tenis de los Estados Unidos (USTA).

“Florida acaba de perder 2.000 empleos y millones en ingresos adicionales debido a la venganza personal desquiciada de Ron DeSantis contra Disney. DeSantis, por sí solo y decididamente, ha convertido a Florida en un estado antiempresarial con sus continuos ataques a las empresas que se atreven a desafiar sus políticas fascistas”, dijo hoy en un comunicado Nikki Fried, presidenta del Partido Demócrata de Florida.

Fried acusó también a DeSantis de “imponer leyes draconianas que diezmarán la fuerza laboral de las industrias fundamentales de la economía de nuestro estado”.

En abril pasado, Disney presentó una demanda federal en la que acusó a la junta de cinco miembros y a DeSantis de orquestar una “campaña de represalias” después de que la compañía se opusiera públicamente a una ley promovida por el gobernador conocida por sus críticos como “Don’t Say Gay”, que prohíbe hablar de identidad de género y de orientación sexual en las escuelas.

La contrademanda de DeSantis no se hizo esperar y el pasado 1 de mayo el Distrito de Supervisión de Turismo de Florida Central, compuesto por miembros designados por el gobernador, autorizó la presentación de una demanda contra Walt Disney Parks and Resorts U.S.

El pulso y la enemistad entre ambas partes vivió la semana pasada otro capítulo con la firma de DeSantis de un proyecto de ley de transporte que incluye una enmienda para que el estado sea quien inspeccione el tren monorraíl de los parques Disney.

El monorraíl de Walt Disney World es una de las infraestructuras más icónicas del complejo recreativo y tiene 3 líneas separadas, que recorren Walt Disney World Resort.

La compañía, que emplea a más de 70.000 personas y genera 1.200 millones de dólares en impuestos al año, ha destinado más de 17.000 millones de dólares para invertir en sus parques floridanos la próxima década, lo que crearía aproximadamente 13.000 puestos de trabajo. EFE

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *