Discursos de desprecio

300 vistas
3 min lectura

En México, la sociedad ya no está para vivir sueños fugaces, en donde el desprecio y los ataques políticos son imperativos, en lugar de ver por los más desprotegidos; más que propuestas, que nacen y crecen viciadas de origen, vemos odios, rencores, venganzas…

Muchos candidatos deben superar sus disgustos y frustraciones, pues la sociedad mexicana está harta de que se falte a la verdad. Gran parte de estos aspirantes a puestos de elección popular creen que la sociedad es una jaula de canarios, que con un simple granito de alpiste se va a tranquilizar.

Sin embargo, no se trata de culpar a los candidatos de todo, pues se trata de una responsabilidad compartida.

Por ello, se debe razonar el voto. Y este hartazgo ha hecho que la gente sea más sensible, sobre todo los jóvenes, pues se les trata como si no tuvieran capacidad de razonamiento.

Si se analizan los discursos y panfletos de los candidatos –en general–, sean del partido que sean, no hay propuestas viables para los jóvenes, sino para los llamados Ninis.

Por otro lado, hay que reconocer que existen entidades federativas que han manejado bien el difícil tema de la pandemia –como la Ciudad de México, el Estado de México y Campeche, entre otros–, y han seguido las instrucciones de la Federación, con buenos resultados, en este difícil trance que aún no termina.

Es tiempo de que la ciudadanía exija cuentas a los diputados y senadores; esperamos ver cambios estructurales en puestos clave, como la Secretaría de la Función Pública y otras de vital importancia, para que se den resultados verdaderos.

En esta época hay personas que prefieren ver que se rompa la baraja, y exigen programas que ya no existen. No obstante, la clase gobernante debe reinventarse con ideas nuevas y más frescas. México es un país semillero de talentos que deben aprovecharse, pues su potencial es tremendo.

También es momento de pedir cuentas a la justicia, toda vez que, por ejemplo, poco o nada se sabe del diputado Saúl Huerta, señalado por atacar sexualmente a por lo menos tres jóvenes menores de edad. También falta que nos digan cómo va el asunto del exdiplomático Andrés Roemer, quien ya es buscado por la Policía Internacional –presuntamente se encuentra en Israel–, para que rinda cuenta de las denuncias penales y públicas por las acusaciones de seis decenas de mujeres que fueron abusadas por él.

En México cabemos todos, sin importar nuestros orígenes étnicos, color de piel o religión, pero no debe haber cabida para corruptos o violadores…

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

El misterioso y nuevo arte de Waluigi

Siguiente noticia

Cambia puntuación y parrilla de salida en NASCAR México