Más

Suscribirse

Redes Sociales

Detienen en Ecuador a sujeto que tendría nexos con insurgentes de Colombia

El Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas ecuatorianas informó este domingo de la detención, en la provincia costera de Esmeraldas (fronteriza con Colombia), de un sujeto que tendría nexos con el Frente de Insurgentes colombianos “Oliver Sinisterra”.

“Por información de Inteligencia Militar, se realizaron varios allanamientos en San Lorenzo, donde se aprehendió a un sujeto (Alias Don Yi) líder del grupo delincuencial organizado denominado la ‘Banda del Negro YI'”, indicaron los militares en su cuenta de Twitter.

Anotaron que el sujeto “tendría nexos con el Frente de Insurgentes colombianos “Oliver Sinisterra”.

Y precisaron que en el lugar de la detención encontraron “un artefacto de alto explosivo, 2 motocicletas reportadas como robadas y 3 terminales móviles que fueron entregados a la Policía para fines de investigación”.

A la organización disidente “Oliver Sinisterra” se le atribuye el secuestro y posterior asesinato de un equipo de prensa del diario ecuatoriano “El Comercio”, ocurrido en 2018.

El secuestro del periodista Javier Ortega, el fotógrafo Paúl Rivas y el conductor Efraín Segarra ocurrió el 26 de marzo de 2018 cuando acudieron a la zona de Mataje, en la provincia de Esmeraldas, para recabar información sobre el auge de la violencia en el sector.

En abril de ese año, tras 18 días de incertidumbre, el entonces presidente de Ecuador, Lenín Moreno (2017-2021), confirmó que los 3 fueron asesinados y atribuyeron el hecho al grupo de Walter Patricio Arízala, alias “Guacho”, cabecilla de la organización Oliver Sinisterra.

Los cuerpos del equipo de prensa fueron encontrados en un área remota del municipio colombiano de Tumaco, fronterizo con Ecuador.

RECLAMOS A LA JUSTICIA

En una reciente manifestación, al cumplirse cinco años del suceso, Ricardo Rivas, hermano de Paúl, denunció que las investigaciones del caso no avanzan.

“Estamos reclamando la desclasificación de información, y la implementación de los mecanismos de las recomendaciones del informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)” a los estados colombiano y ecuatoriano, dijo Rivas a EFE.

Precisamente, una de las recomendaciones de la CIDH es la desclasificación de los documentos, determinar los responsables por acción y omisión, reiteró Rivas antes de reclamar que “la Fiscalía no pasa de una etapa de indagación ya cinco años, cuando la ley solo da como máximo tres, (pero) esto va camino al infinito”.

“Hasta ahora no se ha hecho la reconstrucción de los hechos, no se ha podido determinar a quién pertenecen las huellas dactilares que se encontraron”, añadió al remarcar que el Estado tuvo responsabilidad porque, en su opinión, “conocía de la peligrosidad de la zona y se guardó la información”.

Subrayó que por el caso en Ecuador no hay ningún detenido, “ni siquiera hay una línea de investigación, ni una teoría de caso, no hay nada”.

Rivas comentó que en Colombia se sentenció a dos personas, dos más están en proceso, y “uno fue liberado por negligencia de la Fiscalía, que es el que filmó los vídeos”, en los que aparecían los tres integrantes del equipo de prensa de Ecuador, apuntó.

“ATAÚDES VACÍOS”

Rivas recordó que dialogó con el actual presidente Guillermo Lasso cuando era candidato en el balotaje a la Presidencia, y se comprometió “a esclarecer (el caso) a la semana de sentarse (en el sillón presidencial)”.

Sin embargo -anotó- no ha habido avances en el caso: “Aquí nadie quiere topar el tema por el miedo de involucrarse en un tema, que saben que la posición del Estado es no desclasificar información priorizando la imagen del Estado, del Gobierno y las autoridades”.

Por esa “inacción estatal”, Rivas participó el pasado lunes en la marcha de los “ataúdes vacíos”, pues ven “respuestas vacías del Gobierno sobre casos de violación de derechos humanos”.

Participó “por la investigación vacía, que no existe” en el caso del equipo de prensa y de otros desaparecidos en Ecuador, cuyos familiares también participaron en la marcha de protesta, como Alexandra Córdova, madre de David Romo, un joven universitario que desapareció en 2013. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *