Más

Suscribirse

Redes Sociales

Detienen a una activista polaca de ayuda a refugiados acusada de traficar con personas

El fiscal general y ministro de Justicia de Polonia, Zbigniew Ziobro, anunció en Kielce (centro) el arresto de una activista que supuestamente colaboraba con una red de tráfico internacional de personas procedentes de la frontera con Bielorrusia.

En una rueda de prensa, Ziobro informó de que la detenida es Ewa M., de 48 años, a la que describió como “una conocida activista que apoyaba a Donald Tusk (líder de la oposición) y que dirigía un grupo criminal involucrado en el contrabando de refugiados a través de la frontera oriental de Polonia hacia la Unión Europea”.

Los medios polacos presumen que la detenida, que ha negado las acusaciones, forma parte de una de las oenegés de ayuda a refugiados que operan en la frontera entre Polonia y Bielorrusia.

“Esta historia dará mucho que pensar, los hallazgos son sumamente interesantes”, aseguró Ziobro, quien explicó que “la banda de esta señora pedía 5.000 euros (por entrar de forma irregular en Polonia) a cada persona, y 10.000 euros si alguien quería llegar a Gran Bretaña.

El ministro hizo además referencia a la película de Agnieszka Holland “Frontera Verde”, que ha desatado una polémica al denunciar la situación humanitaria en la frontera con Bielorrusia y que ha sido muy criticada por el Gobierno polaco.

“Está claro que estos activistas, que están del lado de Donald Tusk y de la señora Holland, están fuertemente involucrados en la difusión de cualquier información que ataque las autoridades polacas y a la seguridad de nuestro país”, aseveró.

Por otro lado, restó gravedad al reciente escándalo de venta de visados en embajadas polacas de países asiáticos y africanos que ha provocado la dimisión del viceministro de Exteriores, al afirmar que “no se trata de una red gigantesca, sino solo de varios cientos de casos”.

“Durante el Gobierno de Tusk hubo miles de casos (de venta de visados) confirmados documentalmente, tenemos materiales que lo demuestran y que apuntan a una corrupción mucho más amplia bajo el Gobierno de Tusk”, aseguró Ziobro.

Desde que comenzó la crisis fronteriza entre Polonia y Bielorrusia en 2021, varios grupos de derechos humanos y activistas polacos intentan asistir a los migrantes y solicitantes de asilo que llegan a suelo polaco, mientras que Varsovia les considera peones de una “guerra híbrida”, con la que Minsk pretende desestabilizar a la Unión Europea. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *