Más

Suscribirse

Redes Sociales

Después de 31 años, comienza en Perú juicio oral por asesinato de periodista

El juicio oral por el asesinato de la periodista peruana Melissa Alfaro comenzó este martes, 31 años después de un atentado que conmocionó a Perú, por el que se acusa a Vladimiro Montesinos, el otrora “todopoderoso” asesor del expresidente Alberto Fujimori, informó a Efe la abogada Gloria Cano, representante de los familiares de la víctima.

“Se ha instalado la audiencia”, confirmó la abogada antes de indicar que aún no se pudo conocer los términos de la acusación fiscal, porque a la sala virtual “no se pudo conectar” el acusado Julio Salazar Monroe, quien era jefe del Servicio de Inteligencia Nacional (SIN) cuando sucedió el atentado y cumple sentencia por otro caso de violación a los derechos humanos.

Cano dijo que también se informó del fallecimiento de otro acusado, el ex comandante general de las Fuerzas Armadas Pedro Villanueva, quien, según su abogado, murió en julio del año pasado, por lo que el tribunal solicitó que se entregue la partida de defunción.

Además, el abogado de Salazar Monroe presentó dos escritos “que va a sustentar después que la Fiscal haga la acusación oral”, el próximo 28 de marzo, en los que pide la prescripción del caso.

“El abogado de Salazar Monroe quiso sustentar el pedido de prescripción y la sala fue firme en señalar que todas esas alegaciones las tiene que hacer después de que la Fiscalía presente la acusación”, detalló Cano.

Por este caso, además de Montesinos y Salazar Monroe, también está acusado Víctor Penas, un exoficial de Inteligencia que es considerado el autor material del atentado.

“Nosotros estamos ahí para garantizar el acceso a la justicia de la familia y esperemos que se haga con celeridad, porque ya desde hace casi dos años está pendiente el juicio oral y por diversas argumentaciones de los acusados no se ha iniciado”, remarcó Cano.

UN CASO IMPUNE

Al respecto, la Asociación Nacional de Periodistas (ANP) también demandó en Twitter el “fin de la impunidad en este caso”, que sucedió el 10 de octubre de 1991, cuando explotó un “sobre bomba” enviado a la redacción del semanario limeño Cambio, opositor al régimen de Fujimori.

En abril del año pasado, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) recordó en su informe semestral que habían pasado “más de treinta años” y permanecía impune el asesinato de Alfaro.

La periodista peruana tenía 23 años y era jefa de información de la revista cuando abrió un sobre que llegó a la redacción y se produjo una potente explosión que le produjo heridas mortales.

En ese momento, el director del semanario, Carlos Arroyo, responsabilizó del atentado a “grupos paramilitares de derecha” y dijo que en junio de ese mismo año se produjo un ataque similar en un local que se encontraba frente al semanario, en el distrito limeño de Lince, que consideró era dirigido contra ellos.

La revista era considerada por las fuerzas de seguridad de la época como “portavoz” del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA), de tendencia guevarista, que inició sus acciones subversivas en 1984, cuatro años después que el grupo maoísta Sendero Luminoso.

En agosto del año pasado, los familiares de Alfaro anunciaron en la sede de la ANP que iban a presentar una petición ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para reclamar por la “excesiva demora” en el inicio del proceso contra los responsables de su muerte. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *