Decisiones

214 vistas
4 min lectura

Platón decía: “es preciso escoger entre todos los razonamientos humanos. el mejor el más fuerte; y embarcándose en él como en un barco, atravesar de este modo las tempestades de la vida”

En muchas ocasiones tenemos que tomar decisiones importantes, lo mejor es que tomáramos las mejores para así perfeccionarnos en la vida. Sin duda, no siempre ocurre que escojamos lo mejor. ¿A qué se debe esto?, son muchos los factores que influyen en ello, pero considero uno de los más importantes a la falta de razonamiento, otro es no habernos dado el tiempo necesario para deliberar entre todas las posibilidades que tenemos por delante.

Pues bien, para razonar y tomar decisiones usamos el lenguaje; si estamos solos mantenemos un monólogo en el pensamiento a través de palabras, inclusive podemos escribir para aclarar nuestras ideas; pero si la decisión es entre varios, también usamos el lenguaje para discutir, debatir, analizar todas las gamas de opciones que tenemos para tomar la mejor opción.

Fuente: Pixabay
Platón

Sin embargo, también tomar decisiones son actos éticos, ya que cualquier acción que llevemos a cabo tendrá sus repercusiones y efectos, y hará que tengamos que responder por ellas, a esto es a lo que llamamos responsabilidad. En estas decisiones podemos cometer grandes y graves errores, en ocasiones se debe a la ignorancia, en otras a no habernos procurado el tiempo necesario, no pocas veces nos precipitamos y no vemos los efectos que podemos causar y hay otras más que tienen que ver con la mala voluntad.

En un texto de Luis Guerrero Martínez, llamado ¿quién decide lo que está bien y está mal?, aprendí que, en estas circunstancias de la toma de malas decisiones, es en donde empezamos a usar justificaciones, en forma de “dichos” o “clichés” que nos hacen sentir menos mal, sin embargo, a mediano plazo nos sentiremos arrepentidos de esas elecciones ya que, en el fondo de nuestra conciencia, sabemos que actuamos mal

Por ejemplo, una mala decisión en una junta de empresarios en donde se termina diciendo “negocios son negocios”. O cuando se quiere abusar de un empleado y se le dice “si no te gusta, la puerta está abierta” En algunas ocasiones escuchamos “dale por su lado”, “hazle creer que tenemos buenas intenciones”, etc.

El mal uso de los razonamientos, a través del lenguaje, es conocido con el nombre de sofismas. Todos los hemos usado varias veces en la vida, para justificar acciones que no están bien, lo sabemos, pero aun así queremos “estar en paz” con nosotros mismos.

Últimamente he escuchado, y también he dicho una serie de frases. que sé son mentira y sin embargo las usamos. Es importante cobrar conciencia de ello si de verdad queremos que nuestra estancia en esta vida deje algo de buena huella y no solamente basura. Y tú ¿qué piensas?

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

Exempleados de Pemex, en capilla por recibir sobornos

Siguiente noticia

Guillermo del Toro: «La próxima gran película puede venir de una plataforma»