¿De verdad me amas?

154 vistas
4 min lectura
¿De verdad me amas? Fuente: Twitter

– Pero ¿tú me amas? – Preguntó Alicia.

– ¡No, no te amo! – Respondió el Conejo Blanco.

Alicia arrugó la frente y comenzó a frotarse las manos, como hacía siempre cuando se sentía herida.

– ¿Lo ves? – Dijo el Conejo Blanco.

Ahora te estarás preguntando qué has hecho mal, para que no consiga quererte al menos un poco, qué te hace tan imperfecta, fragmentada.

Es por eso que no puedo amarte.

Porque habrá días en los cuales estaré cansado, enojado, con la cabeza en las nubes y te lastimaré.

Cada día pisoteamos los sentimientos por aburrimiento, descuidos e incomprensiones.

Pero si no te amas al menos un poco, si no creas una coraza de pura alegría alrededor de tu corazón, mis débiles dardos se harán letales y te destruirán.

La primera vez que te vi hice un pacto conmigo mismo: “evitaré amarte hasta que no hayas aprendido a amarte a ti misma “.

Por eso Alicia no, no te amo.

Esta fábula, de autor desconocido, me llamó la atención desde el primer momento en que la leí. Amarse a uno mismo es indiscutiblemente una obligación ya que todos los seres humanos deberían procurarse a sí mismos. Sin egoísmos, ni narcisismos, con amor de conocimiento y aceptación hacia uno mismo.

Existen personas que dicen quererse tanto a sí mismas, que interponen sus intereses personales a los de todos los demás, eso no es amarse, sino una especie de narcisismo enfermo que consiste en traspasar a los demás para otorgarse a ellos mismos placeres, riquezas y bienes, a pesar de destruir a otros.

¿De verdad me amas?

Sin embargo, existe el amor verdadero hacia uno mismo, ese que debemos construir todos los días de nuestras vidas y que muestra nuestra mayor responsabilidad, que si bien es cierto, nuestros padres ayudaron o no a formarla, una vez siendo adultos ya está en nuestras manos y de nadie más.

En la ética, existe un concepto maravilloso que se llama dignidad, es el valor que todos tenemos por ser personas, sin embargo, debemos cuidarlo todo el tiempo. No creo en la falsa idea de yo lo merezco todo, pero sí en el concepto de, yo debo respetarme y aceptarme como soy. Ahora bien, sin lastimar a los demás, debo procurarme a mí misma la felicidad y gozar en el presente lo que la vida me da.

Me gusta la famosa frase de Jesús de Nazaret “ama al otro como a ti mismo” y como la fábula anterior, no esperes a que otro lo haga por ti, entra en acción y recuerda lo que le pides a otro que haga por ti, hazlo para ti mismo el día de hoy,

Por ejemplo, si exigimos al otro que nos respete o que nos escuche, o que nos cuide, por qué no empezamos a hacerlo al revés, el día de hoy me respeto, me escucho a mí misma y me cuido con toda la cautela de que soy capaz, así que empecemos a amarnos ¿qué les parece empezar hoy?

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

Consejos para hacer a tu can sociable

Siguiente noticia

López Obrador prioriza recuperar cuerpos de sacerdotes jesuitas asesinados