Más

Suscribirse

Redes Sociales

Cuerpo hallado es de Bionce Amaya, confirman autoridades

Autoridades mexicanas confirmaron que el cadáver hallado en un cateo en un rancho de General Bravo, Nuevo León, al norte de México, corresponde a la joven residente de Mission, Texas, Bionce Jazmín Amaya Cortez, desaparecida en esta entidad.

También informaron de que ya se giraron órdenes de aprehensión relacionadas con este suceso.

La joven desapareció el 9 de abril tras trasladarse a China, Nuevo León, para pasar las vacaciones de Semana Santa.

Derivado de su búsqueda se catearon tres inmuebles y en uno de ellos se localizó el cuerpo de una persona del sexo femenino, el cual ya se comprobó que sí pertenece a la de la joven de 20 años.

“Se logró la identificación de dicho cuerpo, ya que tanto por su vestimenta y sus características físicas fue reconocido por un medio hermano de la víctima como la persona que en vida llevara el nombre de Bionce Jazmín Amaya Cortez, de 20 años”, estableció la Fiscalía General de Justicia de Nuevo León (FGJNL).

Además, reveló que la autopsia estableció que la joven murió de una contusión profunda de cráneo, vertebral, medular, cervical y de tórax.

“De igual manera, se informa que derivado de las indagatorias llevadas a cabo dentro de la carpeta de investigación que integra el Ministerio Público, hasta este momento se han obtenido órdenes de aprehensión en contra de personas presuntamente relacionadas con los hechos”, informó la FGJNL.

Agregó que se ha mantenido contacto permanente con la familia de la víctima para brindarle atención integral y asesoría para agilizar la reclamación y traslado del cuerpo a su lugar de origen.

El caso de Amaya se inscribe entre otros similares, como el ocurrido el pasado 25 de febrero en el mismo municipio de China, en el norte de México, donde tres mujeres también mexicanas y con residencia en Texas: Marina y Maritza Trinida Pérez Ríos y Dora Alicia Cervantes Saenz desaparecieron, sin que haya reportes de ellas a la fecha.

Hace un año, la desaparición de la joven Debanhi Escobar y el hallazgo de su cuerpo semanas más tarde también dirigieron los reflectores al estado norteño de Nuevo León y levantó dudas sobre el proceder de la Fiscalía estatal, ya que había indicado que su muerte fue un accidente, para después recular y reconocer que se trató de un feminicidio.

De acuerdo con colectivos, en Nuevo León existe una cifra de 6.000 personas desaparecidas, de las cuales unas 1.800 son mujeres. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *