Más

Suscribirse

Redes Sociales

Cuba prevé apagones simultáneos en hasta el 30 % del país

Fuente: Unsplash
Fuente: Unsplash

La empresa estatal Unión Eléctrica (UNE) de Cuba prevé apagones simultáneos en hasta casi el 30 % de la isla durante el período de mayor demanda y advierte además que los cortes se producirán durante toda la jornada.

Los apagones, que paralizan industrias y echan a perder alimentos refrigerados, se han vuelto endémico en el país, sumergido desde hace tres años en una grave crisis multidimensional. En algunas localidades suman hasta diez horas diarias.

El Gobierno cubano avanzó además la semana pasada que la situación se agravaría a partir de octubre por falta de combustible, en su mayoría importado. Es la mayor tasa de apagones en meses.

Tras un verano (julio-agosto) con los apagones relativamente bajo control -a diferencia de lo que sucedió en el mismo período del año pasado- los cortes se han intensificado en las dos últimas semanas.

La UNE, perteneciente al Ministerio de Energía y Minas, calcula para el horario de mayor demanda de esta jornada, en la tarde-noche, una capacidad de generación de 2.180 megavatios (MW) y una demanda máxima de 3.000 MW.

La diferencia entre oferta y demanda (déficit) será de 820 MW y la afectación -lo que realmente se desconectará-, alcanzará los 890 MW en el denominado “horario pico”.

Situación precaria

El Sistema Eléctrico Nacional (SEN) cubano se encuentra en una precaria situación, con las infraestructuras de generación y distribución obsoletas y un déficit crónico de mantenimientos e inversiones. A eso se suman los problemas financieros del país para adquirir combustible en el extranjero.

Son habituales los fallos y los paros en las siete centrales termoeléctricas del país, infraestructuras con una media de unos 40 años de funcionamiento (por encima de su vida programada).

El Gobierno cubano ha rentado en los últimos cinco años hasta siete centrales eléctricas flotantes a una empresa turca para compensar la caída de la capacidad de generación propia, una solución rápida, pero temporal, contaminante y costosa.

Según los expertos, cualquier solución estructural de la crisis energética cubana sería una inversión muy costosa -cuando el Gobierno cubano atraviesa serias dificultades financieras- y requeriría años de implementación.

Los frecuentes cortes en el suministro eléctrico han sido motivo de malestar social en el país y uno de los detonantes de las protestas de los últimos dos años, incluidas las del 11 de julio de 2021, las mayores en décadas.

Los cortes, sobre todo los que se prolongan durante horas, impiden poner ventiladores y aires acondicionados en el país tropical, pero también inutilizan las mayoritarias cocinas eléctricas y ponen en riesgo la conservación de los alimentos, de por sí escasos y costosos. EFE

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *