Más

Suscribirse

Redes Sociales

Cuatro mineros mueren en un tiroteo con policías en tierra Yanomami de Brasil

Cuatro mineros clandestinos murieron en un tiroteo con policías en la reserva indígena Yanomami, en la Amazonía brasileña, mientras que el Gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva anunció que intensificará las acciones de combate contra la explotación ilegal de los recursos naturales en la región.

El enfrentamiento tuvo lugar la noche del domingo en el marco de una operación de fiscalización contra un yacimiento ilegal conocido como “Oro Mil”, situado dentro de la tierra indígena Yanomami, que es la mayor de Brasil y hace frontera con Venezuela.

Según las autoridades brasileñas, agentes de la Policía Federal de Carreteras (PRF por sus siglas en portugués) y del Instituto Brasileño del Medioambiente (Ibama) “fueron recibidos a tiros por garimpeiros ilegales que actúan en la región”.

El ataque ocurrió mientras una aeronave de las fuerzas de seguridad brasileñas intentaba aterrizar en el lugar, según señaló la PRF en una nota.

Los mineros, equipados con “armas de alto calibre”, “dispararon contra los agentes en un intento por repeler” el operativo, pero no lo consiguieron.

“Los policías se defendieron e hirieron a cuatro pistoleros, que no resistieron las heridas”, añadió la información.

Este incidente se ha producido un día después de que un indígena muriera y otros dos resultaran heridos, aunque sus vidas no corren peligro, en otro ataque perpetrado supuestamente por mineros clandestinos en una comunidad ubicada también en la tierra Yanomami.

El clima de tensión entre invasores y yanomamis viene aumentando desde enero, cuando el Gobierno de Lula inició una operación para retirar a todos los mineros que actúan en esa región y que pretende intensificar a partir de ahora.

Una comitiva de ministras de Lula conocieron in situ la situación y, en declaraciones a la prensa, advirtieron que “no cederán ni un milímetro” ante los criminales y garantizaron que “reforzarán la presencia policial donde sea necesario”.

“El Gobierno no va a recular y va a intensificar sus acciones, reforzando los equipos” de Ibama, PRF y Policía Federal, “con el apoyo de las Fuerzas Armadas”, aseguró la ministra de Medioambiente, Marina Silva, en la rueda de prensa.

Silva reconoció que aún funcionan “algunos” yacimientos mineros ilegales, pero que pronto serán desactivados con acciones de los órganos de Inteligencia.

También alertó de que hay “fuerzas económicas muy poderosas” detrás de esa actividad criminal en la tierra Yanomami.

“Continuamos pidiendo a los mineros que salgan de forma voluntaria, considerando que entre el 75 y el 80 %” ya abandonó la reserva, demandó la ministra de los Pueblos Indígenas, Sônia Guajajara, quien también participó en la comparecencia.

La ministra de Salud, Nísia Trindade, insistió en que el Gobierno fomenta una “cultura de paz”, pero al mismo tiempo “tiene clareza de la importancia de proteger a los pueblos indígenas”

Lula, que asumió el 1 de enero, declaró el estado de emergencia en la reserva ante la grave situación humanitaria en esa zona, provocada en parte por la intensa actividad de los mineros, que han contaminado los ríos con mercurio y devastado parte del territorio de los yanomamis, habitado por unos 30.000 indígenas.

Según un reciente balance oficial, en estos últimos 4 meses, han sido destruidos unos 330 campamentos de mineros ilegales en el territorio de los yanomamis. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *