Críticas infundadas

145 vistas
4 min lectura
Fotografía | EFE

Luego del paso por México de Grace, que tocó las costas mexicanas como huracán categoría 3, siguió en tierra con categoría 1, y se degradó a tormenta tropical casi al llegar a la capital del país, comenzó el recuento de los daños.

Al momento de escribir estas líneas, se contabilizaban 8 decesos en Veracruz, además de inundaciones y daños materiales cuantiosos en aquella entidad. El estado de Puebla reportó al menos tres muertos, inundaciones y caída de árboles.

Sin embargo, vale la pena destacar que el daño hubiera sido mayor, de no ser que las autoridades se anticiparon al fenómeno meteorológico, y la gente cada vez cobra mayor conciencia en este tipo de eventos.

Elementos del Ejército, la Marina y de Protección Civil ya tenían un plan de acción para ayudar a la población que lo requiriera. Desde días antes, estaban apostados y listos para cualquier eventualidad que se presentara.

Y eso lo sabe bien el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien confía plenamente en la capacidad de organización y movilidad de las fuerzas armadas en este tipo de desastres naturales, que se repiten cada año en México, en menor o mayor intensidad.

Por ello, las críticas de algunos “líderes de opinión”, en el sentido de que no se había visto al Presidente por los estados azotados por el huracán, no valen. ¿Acaso sirve de algo su presencia, poniendo en peligro a la gente que se quiere acercar a verlo o externarle sus quejas o sugerencias? Claro que no.

Y de inmediato surgieron los memes con fotografías de anteriores presidentes en inundaciones, recorriendo calles con agua hasta las rodillas. Empero, hay que recordar que eso lo hacían para la foto, para su lucimiento personal, para su egoteca. Y ahí están los periódicos de esos años que dieron cuenta de esas gráficas en sus portadas.

Por eso las críticas de aquellos “líderes de opinión”, que destacaban en sus comentarios los esfuerzos de esos Presidentes para que llegara la ayuda a los damnificados. Y claro, cobraban –muy caro, por cierto–, por esas “menciones positivas”.

Dichos “comunicadores” no acaban de entender que la presencia física del Presidente es hasta cierto punto innecesaria en las zonas de desastre, pues dificultan la labor de los cuerpos de rescate y exponen a la gente que busca acercarse. Además, el Plan DN-III del Ejército está perfectamente estructurado para brindar ayuda aún antes de que un huracán llegue a tierra.

Así que no se rasguen las vestiduras exigiendo la presencia de Andrés Manuel López Obrador cuando todo ya está coordinado y bajo protocolos estrictos. La ayuda ahí está, desde antes, y el Presidente viajará a Veracruz el martes para conocer los detalles, no para tomarse la foto mojándose los zapatos ni los pantalones.

También te puede interesar: Huracán Grace: Crecida de ríos provoca choque de embarcaciones en Golfo de México

carlos.bayo@angelmetropolitano.com

Twitter: @CaBayodeTroyaMx

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

Ángel Metropolitano 298

Siguiente noticia

Legado desastroso de EE. UU. en Afganistan después de 20 años de ocupación estéril