Más

Suscribirse

Redes Sociales

Crimen organizado emerge como amenaza contra la libertad de prensa argentina

El crimen organizado es la nueva amenaza para los periodistas de Argentina, destacó el Foro de Periodismo Argentino (Fopea) en su informe anual de libertad de expresión, donde se deja constancia de 88 agresiones de distinta índole contra la prensa en 2022.

Del total de ataques, el 44,3 % fueron agresiones físicas, psíquicas y materiales y casi el 27 % tuvo como responsables a políticos, funcionarios, legisladores o jueces.

En este contexto, es el “poder narco” el que emerge como una amenaza para los periodistas, indicó este viernes Fopea en un comunicado.

Todas las agresiones del crimen organizado contra los medios y periodistas ocurrieron en Rosario, provincia de Santa Fe, ciudad que se encuentra asediada desde hace años por el narcotráfico y la inseguridad, que solo en el primer cuatrimestre del 2023 contabilizó, según cálculos de la prensa local, 108 homicidios.

Aunque las embestidas del crimen organizado contra el periodismo representen el 6,8 % de los ataques (seis hechos), para Fopea es preocupante porque en “2021 no se habían registrado hechos de este tipo”.

El último sucedió a fines de diciembre pasado, cuando dispararon contra las instalaciones de la Televisión Litoral en Rosario, que ya había sufrido un ataque similar dos semanas atrás y en octubre último una tela colgada en el canal Telefé Rosario amenazaba “a todos los medios” con “matar periodistas” si no dejaban “de ensuciar y condenar a los pibes con la lengua”.

Además, se contabilizó que la mayoría de casos violentos contra el periodismo ocurrieron en la ciudad de Buenos Aires (33 %), seguido por la provincia bonaerense (12,5 %), Santa Fe (11,3 %), Tucumán (10,2 %), Chaco (4,5 %) y Formosa (3,4 %).

“El periodismo está amenazado en la Argentina, lo que implica que lo están la libertad de expresión y la democracia misma”, indicó el vicepresidente de la entidad periodística, Claudio Jacquelin, al referirse a la crisis de los medios, la precarización laboral y el manejo de la pauta publicitaria gubernamental como “arma para premiar o castigar” a empresas y periodistas por el contenido de sus publicaciones.

REPORTEROS SIN FRONTERAS

En el ámbito internacional, la ONG, Reporteros Sin Fronteras (RSF) en su informe anual de Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa, marcó que si bien el derecho a la información y la libertad de expresión están garantizados en Argentina por la ley, el panorama mediático del país suramericano se ve afectado por la falta de pluralidad.

En su reporte indicaron que la diversidad de voces “se ve condicionado por déficits en las políticas públicas y por una elevada concentración”, donde la influencia en los mercados está marcada por algunos grupos de medios mayoritarios.

“En ciertas provincias alejadas de Buenos Aires, la libre expresión se ve más condicionada por la connivencia de poderes económicos y políticos, lo cual potencia las amenazas”, agregaron. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *