Más

Suscribirse

Redes Sociales

Crece número de desplazamientos en primer día de temporada de viajes en China

El pasado sábado, primer día de la temporada de viajes en China con motivo del Año Nuevo Lunar, aumentó el número de desplazamientos, que se han facilitado desde que las autoridades desmontasen la política de ‘cero covid’ el pasado diciembre, informó hoy la agencia de noticias Xinhua.

El número de viajes alcanzó el pasado sábado los 34,7 millones, cifra que representa un crecimiento del 38,9 % con respecto al día equivalente de 2022.

Pese al aumento interanual del número de viajes, el dato es un 48,6 % inferior al registrado en el primer día de la temporada alta de viajes de 2019, el último Año Nuevo Lunar antes de la pandemia.

El pasado diciembre, como parte del desarme de la política de ‘cero covid’, que llevaba vigente casi tres años, el Gobierno chino retiró las restricciones a los trayectos por el interior del país, que incluían requisitos de pruebas PCR negativas para tomar transportes como avión o tren o el registro de movimientos mediante una aplicación de seguimiento a nivel nacional.

Además, cada ciudad o provincia tenía sus propias políticas: en las semanas previas a la retirada de las medidas, Pekín no permitía la entrada de viajeros que llegasen de una zona en la que se hubiese registrado un solo caso de covid en los días previos, lo que provocó que numerosos pasajeros quedasen sin posibilidad de ir a la capital ante el avance de la enfermedad.

En 2023, el Año Nuevo Lunar, período en el que los chinos acostumbran a volver a sus lugares de origen y que es la mayor migración humana del mundo, caerá entre el 21 y el 27 de enero.

La temporada alta de viajes por este motivo, conocida en chino como ‘chunyun’, se prolongará este año entre el 7 de enero y el 15 de febrero.

Recientemente, las autoridades sanitarias chinas pidieron a las áreas rurales, a las que viajarán numerosos trabajadores inmigrantes en las ciudades, que se preparen para la propagación de la covid, enfermedad que ya ha pasado su pico en algunas ciudades del país pero que está todavía por golpear a las zonas alejadas de los núcleos urbanos.

El Consejo de Estado (Ejecutivo) instó a mediados del pasado mes a los gobiernos locales a dar prioridad a los servicios de salud en dichas áreas “para proteger a la población”, señalando “su relativa escasez de recursos de atención médica”.

A comienzos de diciembre, las autoridades pusieron en marcha el desmantelamiento de la política de ‘cero covid’, que consistía en confinamientos donde se registrasen casos, el cierre de fronteras, el aislamiento de todos los infectados y sus contactos cercanos y pruebas PCR constantes a la población.

La relajación de las restricciones precedió a una ola de contagios sin precedentes en el país asiático, que provocó escenas de gran presión hospitalaria en varias ciudades.

La rápida propagación del virus por el país ha sembrado dudas sobre la fiabilidad de las cifras oficiales, que han informado de apenas un puñado de fallecimientos recientes por la enfermedad pese a que localidades y provincias han calculado que una proporción significativa de sus poblaciones se ha contagiado.

Este domingo, la covid dejó de ser en China una enfermedad de categoría A, el nivel de máximo peligro y para cuya contención se exigen las medidas más severas, para convertirse en una de categoría B, que contempla un control más laxo, marcando así en la práctica el fin de la política de ‘cero covid’, retirada por las autoridades después de que se produjesen protestas.

EFE

JBR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *