Más

Suscribirse

Redes Sociales

Cómo adaptarse mejor a situaciones difíciles

Cómo adaptarse mejor a situaciones difíciles

En situaciones inciertas en las que hay mucho en juego, puede resultar difícil mantener la calma y la mente abierta. Nuestra reacción instintiva es ceñirnos a lo que nos ha funcionado en el pasado. Es normal y puede funcionar bien en situaciones familiares.

Recurrir a viejos hábitos en situaciones nuevas que exigen nuevas soluciones suele ser una receta para el fracaso. El problema es que las situaciones nuevas y de alta presión suelen crear un nivel de ansiedad que desencadena las mismas reacciones que tienden a limitarnos, ahogando la innovación.

La paradoja de la adaptabilidad surge cuando más necesitamos aprender, cambiar y adaptarnos, pues lo más probable es que reaccionemos con viejos enfoques que no se ajustan a nuestra nueva situación, lo que conduce a decisiones más pobres y soluciones ineficaces.

Navegar con éxito en periodos de turbulencia requiere de liderar el autodominio al que se le conoce también como calma deliberada. Este concepto parte de conciencia de que uno puede elegir cómo experimentar y responder a una situación. “Calma” se refiere a considerar racionalmente cuál es la mejor manera de responder, sin dejarse gobernar por viejos hábitos.

Te podría interesar: Rescatan en total cinco cuerpos de obreros de Pemex tras explosión en México

Para poder desarrollar la habilidad de aplicar esta “calma deliberada” es necesario aplicar y trabajar en 3 elementos principales:

  • La agilidad en el aprendizaje. Consiste en aprender de la experiencia, experimentar con nuevas tácticas, abordar nuevas situaciones con una mentalidad de crecimiento, buscar y aprender de la retroalimentación y aplicar estas lecciones en tiempo real a nuevas situaciones.
  • La autorregulación emocional, que es la capacidad de reconocer, comprender y gestionar las emociones, y de canalizarlas hacia formas productivas de pensar y actuar.
  • La conciencia dual, es la integración de circunstancias internas (experiencias, pensamientos, emociones y respuestas) y externas (una lectura objetiva de la situación y de lo que ésta requiere).

La forma de adquirir estos tres elementos esenciales, no es un proceso extraordinario o extremadamente complicado, sin embargo, claro que requiere de gran esfuerzo para aquellos que carecen de tiempo o que llevan una vida con un cierto grado de preocupaciones. Aún así es importante encontrar el espacio para dar lugar a la reflexión, hábitos saludables, conciencia y práctica.

Cambiar es difícil, y los grandes cambios transformadores lo son especialmente. A menudo necesitamos crear una poderosa sensación de urgencia para motivar a la gente; sin embargo, la misma “plataforma ardiente” que activa a las personas para que cambien de verdad también puede crear un entorno altamente reactivo en el que a la gente le cueste aprender, innovar y adaptarse. La Calma Deliberada puede ayudarnos a prosperar en tiempos de incertidumbre. La Calma Deliberada debe aprenderse y reaprenderse para que la paradoja de la adaptabilidad pierda su fuerza. Puede que la práctica no haga al maestro, pero sin duda lo hará mejor. Cuando los líderes son creativos, innovadores y abiertos, toda la organización se beneficia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *