Más

Suscribirse

Redes Sociales

Cineastas latinoamericanos reflexionan sobre el vínculo con los personajes en documentales

Nominados al Premio Ariel se reúnen y celebran diversidad del cine mexicano
Fuente: Pixabay

La directora de cine brasileña Adriana Cursino y el cineasta argentino-brasileño Pablo Francischelli expusieron la necesidad de establecer un vínculo con los protagonistas de sus obras para poder contar su historia a través de la gran pantalla.

Ambos participaron en un coloquio tras la emisión del largometraje “Dois tempos (Dos tiempos)” de Francischelli en el ciclo de cine “Los martes del documental” en Casa de América, que trae al público madrileño obras latinoamericanas de este género cinematográfico.

Según Francischelli, para poder realizar un documental es clave tener una buena relación con los personajes que se quiere filmar.

“Es un poco como cuando uno está enamorado de alguien, o sea, si la persona no te retribuye, el amor se termina por ir; entonces tiene que ser un encuentro entre quien filma y quien es filmado”, aseguró el cineasta.

Pese a la necesidad de que ese afecto por el personaje exista, Cursino añadió la importancia que tiene saber distanciarse posteriormente y “filtrar” ese vínculo.

“Este primer afecto que me hizo acercarme a Hermeto (el protagonista de su documental) y contar su historia tiene que ser traducido en una obra con una narrativa para que el espectador entienda lo que yo quiero decir”, dijo.

Con la finalidad de que la historia que el cineasta quiere contar llegue hasta el público, hay distintas formas de aproximarse, tanto con la cámara como con la narración.

Tanto Cursino y Francischelli deciden esperar a que las conversaciones entre los protagonistas surjan y no traer los temas que desean a través de entrevistas directas.

En el caso de “Dois tempos”, el cineasta optó por crear un “guion ficcional” sobre cada localización previo a la grabación del filme, para tener una idea del resultado final.

“Como es una película de ruta, cada parada que ellos hacían sugería una temática y de esa temática nos imaginamos a partir de la investigación que podría suceder y sobre qué asuntos podrían hablar”, explicó.

Ambos cineastas no solo comparten el género de cine al que se dedican, sino también la realidad de residir en un país diferente al lugar en el que nacieron.

Para Cursino, el desarraigo es algo que no termina nunca y que ella siente cada vez que vuelve a Río desde Madrid.

“Tu punto de vista es obligatoriamente desplazado, entonces te obliga a crear otra visión, pero creo que es positivo en el sentido de que amplía tu visión y te da más herramientas a nivel narrativo y de creación”, considera.

“Dois tempos”, documental de Francischelli, cuenta el viaje del guitarrista argentino Lucio Yanel de vuelta a su lugar de origen desde Brasil, acompañado en el camino por su discípulo, el también músico Yamandu Costa, y del vínculo que existe entre los dos artistas. EFE

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *