Más

Suscribirse

Redes Sociales

Cineastas cubanos piden respuesta a sus quejas del nuevo grupo de atención al gremio

La independiente Asamblea de Cineastas Cubanos (ACC) señaló que espera respuestas a sus demandas sobre “temas puntuales y sistemáticos de censura y exclusión”, después de que el Gobierno anunciase la víspera la creación de un grupo de trabajo para la atención al cine.

El colectivo subrayó que no ha recibido “una respuesta” a sus quejas por la censura contra el documental La Habana de Fito, dirigido por Juan Pin Vilar.

También recordó el rechazo que generó dentro del gremio la exhibición de una versión no definitiva de la cinta en la televisión estatal, y sin la autorización de sus creadores.

La ACC consideró que con ese acto se han violado “los acuerdos de protección que el fondo de Fomento para el Cine Cubano establece con los cineastas para resguardar copias de sus trabajos”.

El grupo de cineastas hizo referencia a su primera declaración pública -suscrita en junio por más de 600 personalidades del sector- en la que cuestionaba “el accionar de un grupo de autoridades culturales que amparadas en razones políticas violaron una y otra vez principios éticos” que deben ser “sostén” de cualquier diálogo “respetuoso y constructivo”.

Desde entonces, decenas de representantes del sector se han reunido con autoridades del Ministerio de Cultura, el Icaic, el Gobierno y el Partido Comunista de Cuba (PCC, único legal).

Este lunes, varios medios estatales informaron que el Gobierno creó un grupo de trabajo para la “atención integral” del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (Icaic) y así como del sector.

La vice primera ministra Inés María Chapman explicó que el grupo “ejecutará soluciones respecto a temas como las formas de pago en medio de la situación financiera por la que atraviesa la nación y la existencia de una Ley de Cine”.

La Asamblea de los cineastas independientes dijo en su nuevo comunicado que solicitarán un encuentro a Chapman y al jefe del departamento ideológico del Partido Comunista, Rogelio Polanco.

La creación del grupo de trabajo gubernamental de atención al cine estuvo antecedido por el cambio de la dirección de la cúpula directiva del Icaic.

La presidencia en funciones de esa institución estatal fue encargada a su recién designada vicepresidenta, Susana Molina, quien sustituyó a Ramón Samada tras su renuncia.

Los cineastas críticos dijeron que comprenden que “la reestructuración de nuestra cinematografía” pero remarcaron: “El cine cubano no es el Icaic”.

Los movimientos también generaron reacciones de estudiantes y profesores de la Escuela Internacional de Cine y Televisión (Eictv), quienes criticaron “la manera abrupta, arbitraria y silenciosa” en la que se decidió cambiar la dirección de la escuela. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *