Más

Suscribirse

Redes Sociales

Cinco agentes condenados a prisión en Argentina por la muerte de un mapuche en 2017

Fuente: Pexels
Fuente: Pexels

Cinco agentes de la Prefectura Naval fueron condenados a penas de entre 4 y 5 años de prisión por la muerte del mapuche Rafael Nahuel, de 22 años, en 2017, durante un operativo de desalojo en la localidad patagónica de Villa Mascardi (sur de Argentina).

El Tribunal Oral Federal de General Roca, compuesto por los jueces Alejandro Silva, Simón Bracco y Pablo Díaz Lacava, sentenciaron al cabo primero Sergio Guillermo Cavia a 5 años de prisión como autor del delito de “homicidio en exceso de legítima defensa” e inhabilitación como funcionario público por ocho años.

Los magistrados también fallaron en contra de los efectivos Francisco Javier Pintos, Juan Ramón Obregón, Carlos Valentín Sosa y Sergio García a 4 años y 6 meses de cárcel por el mismo crimen, pero en carácter de “partícipes necesarios”; tampoco podrán ejercer deberes de función pública, pero por siete años.

La sentencia se basó en el pedido de la fiscalía, que consideraba que los agentes debían ser condenados por “homicidio agravado cometido en exceso de legítima defensa” y no por “cadena perpetua”, como pidió la querella.

De momento, los agentes no serán detenidos hasta que el fallo sea firme; sin embargo, el Tribunal dispuso que no podrán abandonar el país, ni ausentarse de sus domicilios por más de 24 horas, salvo autorización previa, y deberán brindar su paradero mensualmente.

Los procesados, integrantes del grupo de operaciones especiales Albatros, de la Prefectura Naval Argentina (PNA), fueron enviados el 25 de noviembre de 2017 a desalojar una finca de diez hectáreas ocupada por la comunidad mapuche Lafken Winkul Mapu, que pertenecía a Parques Nacionales.

El juez subrogante del Juzgado Federal de Bariloche, Gustavo Villanueva, había ordenado a la PNA asegurar los terrenos tomados, que habían sido desalojados días atrás, tras una denuncia de usurpación por parte del Parque Nacional Nahuel Huapi.

Según la versión oficial, el grupo ingresó al predio para asegurar el perímetro, mientras trataba de localizar a personas de la comunidad mapuche que se habían fugado, cuando fueron atacados por una veintena de encapuchados con palos, piedras y armas de fuego.

Los prefectos debieron utilizar fuego disuasivo para dispersar a la muchedumbre, primero con armamento no letal y -tras quedarse sin munición- con sus armas reglamentarias. En ese momento, el joven recibió un disparo de rebote.

Nahuel murió por un proyectil que ingresó por su glúteo izquierdo, rebotó en la cadera y lesionó órganos en su interior.

Los acontecimientos tuvieron lugar durante el Gobierno de Mauricio Macri (2015-2019), cuya ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, argumentó que todo ocurrió “en el marco de una acción legal, legítima, totalmente enmarcada en la ley, frente a una acción ilegal, violenta e inaceptable para la democracia de un pueblo que quiere vivir en paz”.

La excandidata presidencial, que podría asumir la cartera en el Gobierno de Javier Milei, siempre defendió la teoría del enfrentamiento armado, aunque las pericias en la zona no encontraron armas en posesión de los mapuches. EFE

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *