Más

Suscribirse

Redes Sociales

Científico mexicano del Weizmann tendrá su laboratorio propio

Alejandro Aguilera Castrejón, un biólogo mexicano, llegó a Israel con una beca para estudiar e investigar en el Instituto Weizmann. En poco tiempo, ya había dejado su huella en la historia de la ciencia. Ahora, el futuro le depara su propio laboratorio.

Aguilera decidió estudiar biología porque le interesaba la variedad de fauna en su país, sin darse cuenta de que podría convertirse en investigador. Fue el primero en su familia y círculo social en dedicarse a una carrera científica, por lo que lo hizo por casualidad.

El Instituto Weizmann, ubicado en Rehovot, al sur de Tel Aviv, es considerado uno de los mejores institutos del mundo, y recientemente dedicaron un largo hilo de Twitter a Alejandro. Sin embargo, no es la primera vez que el joven científico mexicano es objeto de una entrevista o centro de atención. Alejandro fue parte de un experimento innovador en Israel que se anunció a principios de 2021. En ese momento, se informó que un equipo del Instituto Weizmann había logrado desarrollar embriones de ratón fuera del útero, lo que rápidamente desató un debate en el mundo científico y entre los medios de comunicación.

Cuando se le preguntó sobre las implicaciones para los humanos del experimento, Alejandro le dijo a la revista mexicana Expansión en abril de 2021: “Eso está realmente lejos de lo que trata el estudio”.

En el hilo de Twitter, Alejandro confesó que su sueño era trabajar con animales en la selva, y que solo descubrió su interés en el desarrollo embrionario hacia el final de sus estudios universitarios. Ha estado en el Instituto Weizmann durante seis años, donde es estudiante de doctorado en el laboratorio del profesor Jacob Hanna en el Departamento de Genética Molecular, que estudia el desarrollo embrionario y donde se llevó a cabo el experimento de 2021.

Alejandro dijo que se quedó en Weizmann porque le encanta hacer ciencia allí, aunque también insinuó que extraña algunas cosas de su México natal. En Israel, “las ciudades son muy pequeñas en comparación con donde vengo”.

En cuanto al futuro, el científico mexicano en Weizmann dijo que recibió y aceptó una emocionante oferta para establecer su propio laboratorio, después de su doctorado, en el Campus de Investigación Janelia del Instituto Médico Howard Hughes en Virginia, Estados Unidos. No hay duda sobre cuál será su campo de investigación.

“Quiero dedicar mi vida al estudio del desarrollo embrionario”.

confirmó Alejandro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *