Más

Suscribirse

Redes Sociales

China y Siria anuncian su asociación estratégica

El presidente chino Xi Jinping recibió a su homólogo sirio Bachar el Asad, quien se acercó a su aliado tras ser rehabilitado como socio de La Liga Árabe.

Después de casi 20 años, un presidente sirio visita China, el primero lo hizo en 2004, y con la actual presencia de Bachar el Asad en la tierra del mandatario chino Xi Jinping, se muestra un paso decisivo en la intención del país visitante por estrechar los lazos diplomáticos que establecieron en 1956.

El viaje se realizó tras la rehabilitación de Siria en La Liga Árabe, una reconciliación singular porque el Asad recibió los abrazos de diversos representantes que lo expulsaron y se mostraron a favor de los rebeldes que lo acusaban de represor y asesino y pedían su destitución.

Según los expertos, el objetivo del acercamiento por parte de Siria es económico porque, si bien el Asad controla dos tercios del territorio que incluyen las principales ciudades de su país, posee una calamitosa situación económica que se ha intensificado con el reciente terremoto que tuvo como epicentro Turquía, pero que afectó a diversas ciudades sirias.

Producto de los desastres y la pobreza en que ha quedado la ciudad siria de Suweida y el descuido estatal en que está inmersa, se han iniciado una serie de protestas allí –algo que no se veía desde 2011– pidiendo la caída del régimen oficial.

Cabe destacar que en Siria más del 90 por ciento de la población vive bajo la línea de la pobreza y un 70 por ciento se mantiene estrictamente gracias a la ayuda humanitaria, la inflación se ha disparado y la moneda sufre mínimos históricos; al respecto, el cambio con el dólar antes de la guerra se registraba en 47 libras, pero –al momento que se escribe este reportaje– se encuentra en 13 mil.

EL ANFITRIÓN

El presidente chino Xi Jinping recibió a su homólogo Bachar el Asad con gran magnificencia, tal como lo hizo con el presidente de Venezuela Nicolás Maduro hace unos meses, y, en el mismo tenor, firmó una serie de acuerdos de cooperación económica.

Respecto a Siria, Xi y el Asad anunciaron que han establecido una asociación estratégica que delimita diversos puntos de apoyo y establece lazos importantes de cooperación entre ambos países; cabe destacar que la reunión se dio aparte de los Juegos Asiáticos.

“Las relaciones entre China y Siria han resistido la prueba de las cambiantes situaciones internacionales, y la amistad entre ambos países se ha fortalecido con el tiempo”, aseguró Xi durante el encuentro, en la ciudad china de Hangzhou, donde se realizará la apertura del certamen deportivo.

“Apoyamos a Siria frente a la injerencia extranjera y en la salvaguarda de su soberanía e integridad territorial; ayudaremos a la reconstrucción y el fortalecimiento de su capacidad antiterrorista; y confiamos en que encontrará una solución política propia a la guerra civil que la aqueja”, indicó Xi Jinping.

“Felicito el éxito del socialismo con características chinas y resalto que Pekín siempre está del lado del derecho internacional, desempeñando un papel constructivo; asimismo, me muestro en contra de la injerencia extranjera en los asuntos internos de China, al que el pueblo sirio ofrece su amistad incondicional y a largo plazo”, afirmó Bachar el Asad.

SEDUCIENDO AL ORIENTE

Diversos analistas opinan que China actúa a nivel global promoviendo su ambicioso proyecto de infraestructura y logística denominado la “Ruta de la Seda”, y que aprovecha la sensación de que Estados Unidos está de retirada en el Oriente; especialmente, debido al retiro de tropas de Afganistán en 2021 y, anteriormente, del norte de Siria.

Otro punto que destacan es el acercamiento a los países del Sur, acto que podría desglosarse de la declaración de Jinping, que ha enfatizado trabajar con Siria, para “salvaguardar los intereses comunes de los dos países y del gran número de países en desarrollo”.

Al respecto, consideran que el mayor éxito de Pekín ha sido ayudar en el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Irán y Arabia Saudí, quienes han restituido a sus embajadores respectivamente, y que –en la ampliación de miembros– se han sumado al grupo de los BRICS o el “Foro de los Países Emergentes”, como se también se les califica.

Además, China nuevamente ha ofrecido su ayuda para lograr resolver el conflicto entre Palestina e Israel –acción de la que usualmente se encargaba Estados Unidos–; anteriormente, había presentado su ofrecimiento en los años 2017 y 2021, pero en esta oportunidad el presidente palestino Mahmud Abbas visitó a su homólogo XI Jinping, quien le propuso un plan de paz en tres partes.

Asimismo, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha manifestado haber recibido una invitación del gobierno chino, aunque sin especificar la fecha de hacerla efectiva; y, el mes pasado, en la ciudad cisjordana de Ramala, el ministro palestino de Relaciones Exteriores, Riad Al Maliki, declaró al respecto: “si realmente hay proceso de paz en el futuro, ¿por qué no?”.

(Con información de EFE)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *