Más

Suscribirse

Redes Sociales

China aumenta los PCR en aeropuertos y estaciones de tren por las vacaciones

China está aumentando las pruebas PCR en los terminales de llegadas de los aeropuertos y las estaciones de tren antes del comienzo de la semana de vacaciones por la fiesta nacional.

En las últimas semanas, varios positivos por covid han sido detectados mediante pruebas de ácido nucleico in situ a la llegada de viajeros desde distintas ciudades, informó el diario oficialista Global Times.

Estas medidas fueron adoptadas recientemente en el gigante asiático de cara a abordar el aumento del riesgo provocado por el crecimiento del flujo de personas por las vacaciones de octubre, las más importantes del país junto con las del Festival de la Primavera, conocidas también como Año Nuevo chino.

La Comisión Nacional de Salud de China afirmó el pasado 8 de septiembre que el objetivo de este plan era el de “detectar riesgos epidémicos antes de que provoquen grandes brotes”, siendo un método “clave” para detectar casos entre regiones.

Un experto epidémico, en declaraciones recogidas por el Global Times, declaró que las pruebas in situ “garantizan el funcionamiento normal de la sociedad cuando la epidemia aún no ha terminado”, además de asegurar la detección de casos en una fecha temprana “para cortar de raíz las epidemias emergentes”.

Desde entonces, se han establecido puestos para realizar pruebas en cada estación de tren, aeropuerto y salida de autopista en varias ciudades, incluidas Shanghái y otros lugares del país.

Pekín, por su parte, a menos de un mes de organizar el 20º Congreso del Partido Comunista de China en el que se espera que el presidente del país, Xi Jinping, sea reelegido para un inédito tercer mandato, requiere que las personas que regresan a la ciudad antes y después de la semana de vacaciones realicen una prueba dentro de las 24 horas posteriores a su llegada.

China basa sus medidas antiepidémicas en la política de “cero covid”, en vigor desde 2020, que consiste en el aislamiento de todos los infectados y sus contactos cercanos, un control estricto en las fronteras y campañas masivas de pruebas PCR, limitaciones a la movilidad y confinamientos selectivos o totales allá donde se detecta algún caso.

El país asiático ha sufrido en los últimos meses oleadas de rebrotes atribuidas a la variante ómicron que han provocado cifras récord de contagios no vistas desde el inicio de la pandemia en la primera mitad de 2020, que se saldaron con el confinamiento total o parcial de grandes ciudades como Shanghái (este), Chengdu (centro) y un considerable impacto económico.

Hace dos semanas, las autoridades sanitarias del gigante asiático reiteraron que la estrategia es “la más económica y científica” para el país porque “detecta rápidamente nuevos contagios y contiene la propagación al menor costo y lo antes posible”.

Según las cuentas oficiales chinas, desde el inicio de la pandemia, se infectaron 249.684 personas en el país y fallecieron 5.226, aunque la cifra total de infectados excluye a los asintomáticos.

EFE

JBR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *