Más

Suscribirse

Redes Sociales

Centro político chileno en jaque tras triunfo de la extrema derecha

Chile eligió este domingo a los 50 consejeros que redactarán la propuesta de nueva Constitución con resultados que encumbraron a la ultraderecha y la dejaron con poder de veto, debilitaron al progresismo y según analistas “destruyeron” al centro político chileno.

“Nos preocupa la polarización del país. En dos años pasando de la extrema izquierda de la Lista del Pueblo a la extrema derecha del Partido Republicano (PR). Creemos que es un mal resultado para el proceso constitucional, que le hace mal al país”, dijo en conferencia de prensa el presidente de la Democracia Cristiana (DC), Alberto Undurraga.

Esta fuerza, clave durante la segunda mitad del siglo XX y con dos mandatarios electos durante la transición post-dictadura, junto con el Partido de la Democracia (PPD) y otros actores, no logró escaños en el Consejo Constitucional.

“Básicamente estamos viendo la desaparición del centro. Podemos esperar una política más polarizada y por lo tanto tendremos un choque entre un progresismo debilitado y un creciente movimiento conservador que intentará imponer su agenda”, dijo a Efe el cientista político de la Universidad Diego Portales (UDP), Rodrigo Espinoza.

Este resultado electoral, dicen especialistas, deja en la cuerda floja a la exConcertación, una coalición que desde el último gobierno de Michelle Bachelet (2014-2018) sufre procesos telúricos con fuga de militantes, derrotas electorales y cambios importantes a su política de alianzas, como con su ingreso al Ejecutivo de Gabriel Boric y las tensiones que trajo dicha decisión.

“Probablemente se pida un nuevo cambio de gabinete”, señaló Espinoza, y adelantó que en adelante, reconociendo un puente inevitable entre este proceso constitucional y la política contingente, se verá un “bloqueo a las reformas como las de pensiones, sueldo mínimo y tributaria”.

El mismo mandatario, Gabriel Boric, describió en cadena nacional un “movimiento pendular” en la política chilena que, a su juicio, afecta a los sectores más precarizados de la sociedad, reconociendo la falta de un centro que ajuste ese vaivén.

Esta avalancha de la extrema derecha chilena acentúa, además, el debate al interior de toda la oposición, cuyos partidos tradicionales como la Unión Demócrata Independiente (UDI) y Renovación Nacional (RN) aunados en la lista Chile Seguro obtuvieron un segundo puesto en el Consejo, pero con 10 representantes menos que el Partido Republicano.

“Esto será un dilema de la derecha tradicional. Chile Vamos tendrá que ver si se une a la extrema derecha o si negocia con el oficialismo en el Congreso. Cualquiera de las opciones será perjudicial para dicha coalición. Sobre todo porque Republicanos puede señalar que la derecha tradicional pactará con la izquierda”, apuntó Espinoza.

“Otro hecho preocupante es la cantidad de votos nulos y blancos, que buena parte puede explicarse a gente obligada a votar pero que no quiso informarse dado el poco clima electoral de la campaña o no se identifica con ninguna opción”, señaló el analista.

Con el 95 % de las mesas escrutadas, el PR alcanza 22 escaños, seguido de la lista Chile Seguro con 11, y 17 de la lista oficialista Unidad para Chile; un dato que será objeto de análisis durante los próximo días es el ascenso de los votos nulos, que alcanzaron más de 2 millones en total.

Los 50 consejeros -25 hombres y 25 mujeres- tomarán posesión el próximo 7 de junio y tendrán cinco meses para redactar la propuesta de texto, que se someterá a plebiscito el 17 de diciembre.

El mismo día de la instalación, los consejeros recibirán un borrador que 24 expertos designados por el Parlamento llevan redactando desde marzo y que cumple con 12 principios básicos acordados a priori por los partidos para evitar una propuesta refundacional como la anterior. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *