Carne cultivada

112 vistas
4 min lectura
Pixabat

Se denomina carne cultivada a aquella que se produce tomando muestras de células animales, haciéndolas crecer en un ambiente adecuado de laboratorio. Tal carne tiene la característica de mantener el sabor, textura, olor y sobre todo composición nutricional que la carne convencional.

El mecanismo resulta sumamente interesante en cuanto a que en la medida en que las células crecen en volumen y densidad, se mueven a biorreactores más grandes. A través de medidas centrifugas se separan las células y se logra una importante concentración de las mismas, lo que permite obtener en el producto una textura deseada.

En Singapur e Israel se abrieron plantas de producción de carnes de cultivo, mismas que se ofrecen al público y, es el caso que esta carne cultivada in vitro, viene a resolver el problema de la escasez para el suministro mundial, donde bien sabemos cada día hay más necesidad, que no es factible lograr mediante sistemas tradicionales; la carne in vitro no depende de la cría de animales, sino que se lleva a cabo tomando muestras de células, las cuales se cultivan en un centro adecuado y, de esta manera se logran productos idénticos a la carne de res y pollo.

Por supuesto, producir grandes cantidades mediante este procedimiento no es nada fácil, pero es algo que la humanidad tiene que esforzarse para lograr.

En nuestro país deben atender tan importante renglón las instituciones educativas relacionadas con la medicina veterinaria y zootecnia, que al final, pueden sustentar sus investigaciones en las realizadas en países como Israel y Singapur.

Por otro lado, es interesante la carne cultivada, puesto que tal vez la gran cantidad de vegetarianos que hoy por hoy se incrementan, pueda considerar la factibilidad de consumir este producto. El mundo está cambiando a pasos agigantados y es evidente que tienen que darse mecanismos para lograr precisamente nuevas formas de alimentación y una de ellas es la que corresponde a este tipo de carne. Por supuesto pensar en este alimento hace algunos años era imposible; ahora la ciencia nos ofrece esta opción y seguramente se presentarán otras que serán siempre de gran utilidad humanitaria.

Estamos ante la expectativa de que pronto en lugar de establos, tengamos auténticas fábricas de carne con todos los mecanismos que implican, como laboratorios y trato científico en la producción de alimentos esenciales. Tal vez pronto, además de la carne, también se pueda procesar en laboratorios los granos, vegetales, frutas e infinidad de artículos.

Se debe apostar de manera esencial en la investigación, impulsarla con los apoyos requeridos y haciendo que centros tan esenciales como el CONACyT puedan liderar estos importantes proyectos, que tanto beneficiarían a nuestro país. Tengamos presente el alto grado de pobreza extrema que se sufre y su relación directa con la hambruna, sin olvidar el creciente número de enfermos como consecuencia de lo anterior.

El nuevo CONACyT a cargo de la Dra. María Elena Álvarez-Buylla Roces, investigadora excepcional y talentosa funcionaria, estamos ciertos que promoverá importantes investigaciones y trabajos para la producción de alimentos cultivados.

elb@unam.mx

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

Talibanes quieren de Berlín «relaciones diplomáticas oficiales» y apoyo

Siguiente noticia

Los talibanes cumple tres semanas en el poder sin un Gobierno a la vista