Más

Suscribirse

Redes Sociales

Carl Jung: “La vida sin significado es una enfermedad de la que uno se puede morir”

Para Carl Gustav Jung (Suiza, 1875 – 1961) el mayor problema del hombre moderno es la falta de significado en su vida, algo que lo ha golpeado con mayor sagacidad en los últimos años hasta desembarcar en una proliferación interminable de tratamientos con psicofármacos.

Uno de los puntos que analizó con atención se refiere a que la sociedad aún se aferra firmemente a la noción de que los trastornos de ansiedad se originan en alteraciones dentro del cerebro, algo que, desafortunadamente, muchos médicos todavía mantienen y sus pacientes son convencidos de que su enfermedad es de naturaleza física.

Al respecto, el sabio escribió: “La mayoría de los casos de ansiedad y depresión no son el resultado de un cerebro defectuoso, sino de una forma de vida defectuosa, por lo tanto, el primer paso no es recetar medicamentos, sino brindar una dosis de comprensión psicológica, comprensión sobre qué esperar de la vida y comprensión de lo que se necesita para cambiar”.

LO IMPORTANTE ES SUPERAR EL CARÁCTER DÉBIL

El eminente psiquiatra solía decir a quienes atendía que debían aceptar que las dificultades son inevitables y que nada valioso se logra fácilmente, con esa seguridad uno puede colocarse sobre el firme terreno de la realidad, desde el cual se puede cambiar porque “cuando aceptamos que la vida es difícil, también nos damos cuenta de que solo a través de un carácter fortalecido tenemos alguna posibilidad de vivir una buena vida”.

Asimismo, les indicaba que es altamente improbable que alguna vez exista una terapia que se deshaga de todas las dificultades de la humanidad porque las dificultades son necesarias para la salud del ser humano, pues la vida es un campo de batalla, siempre lo ha sido y siempre lo será y, si no fuera así, la existencia llegaría a su fin.

También les comentaba que para resolver un problema no deben fijarse demasiado en el pasado porque suele convertirse en una táctica de evasión para evitar la difícil tarea de enfrentar lo que se debe hacer en el presente y, al final, esa necedad hace que jamás se realice el cambio requerido.

E insistía en que se deben buscar las causas de los problemas en el presente de uno mismo porque buscarlas en otro espacio tiempo es alejarlas lo más posible del sí, y ello siempre es más cómodo, porque es infinitamente más ventajoso culpar a alguien más o, si la culpa recae innegablemente en uno mismo, derivarla a la primera infancia.

¿CÓMO MEJORAR NUESTRA VIDA MENTAL?

Según Carl Jung, lo más importante es enfrentar nuestra sombra, término que el sabio suizo acuñó a los elementos de nuestro carácter que negamos y ocultamos a los demás, debido a la vergüenza, inseguridad o censura que tememos recibir.

“Mientras más nos enfrentemos con nuestra sombra (lo que ocultamos) lograremos un cambio personal determinante porque reconoceremos las partes inferiores de nuestra personalidad y podremos simplemente tomar el control del cómo y cuándo estas características emergen”, redactó el sabio.

Otro aspecto integral del método de tratamiento jungniano fue ayudar a sus pacientes a encontrar un sentido a sus vidas porque caer en la banalidad puede llevar al ser a una profunda depresión o consumirlo en un trastorno de ansiedad.

El psiquiatra recomendaba descubrir un papel como uno de los actores en el drama divino de la vida que lo sostuviera en el tiempo. Al respecto, rememoraba el encuentro que tuvo con un jefe tribal norteamericano, quien, al discutir respecto a sus tradiciones, le explicó que nadie podía interferir en su religión porque ellos se reconocían como hijos del Padre Sol a quien debían ayudarlo diariamente a elevarse sobre el horizonte y caminar por el cielo.

No solo la determinación del cabeza de la tribu sorprendió al sabio, sino la consciencia de que hacían este rito diario por el bien de todo el mundo. Ello le brindo la comprensión de que su labor era algo simbólico y sumamente importante y trascendente que eliminaba las neurosis y trastornos que sufre el hombre moderno por no tener un significado relevante en su vida, sino solo una vida insatisfecha, producto de la banalidad.

(CON INFORMACIÓN DEL CANAL DE YOUTUBE PENSADOR ANÓMALO)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *