Más

Suscribirse

Redes Sociales

Caravana árabe-israelí denuncia desatención y mala gestión de Israel ante ola de crímenes

Un caravana de coches con ciudadanos y líderes de la comunidad árabe-israelí recorrió varios puntos de Israel hasta llegar a Jerusalén para denunciar desatención y mala gestión por parte de la Policía y el Gobierno del Estado ante la ola de crímenes y homicidios en sus localidades.

En medio de un aumento de violencia por disputas internas en las comunidades palestinas de Israel -en torno al 21% de población del país-, y mientras los homicidios se duplican este 2023, un convoy de más de 150 vehículos se desplazó hasta la oficina del primer ministro, Benjamín Netanyahu, para protestar.

Los participantes en la protesta acusan al Ejecutivo e instituciones israelíes de inacción y complicidad ante la delincuencia y poca voluntad para remediarla.

Desde inicios de 2023, casi ochenta árabes-israelíes han muerto en el marco de reyertas criminales, un problema que se agudiza ahora pero que viene de antiguo.

Desde hace años, la comunidad árabe se ve afectada por el crimen organizado entre bandas rivales, que incluye disputas familiares, guerras entre grupos mafiosos y violencia contra las mujeres.

“Salimos hoy en convoy para protestar por nuestra sangre derramada por la anarquía de la Policía y Estado”, dijo Aiman Odeh, diputado árabe-israelí de Hadash-Taal, coalición de mayoría árabe en el Parlamento (Knéset).

Ofer Kasif, parlamentario del mismo grupo, denunció que la falta de seguridad en las poblaciones árabes “no es un error”, sino una “negligencia criminal del Estado” y una política premeditada del Gobierno israelí, el más derechista de la historia del país, “cuyo objetivo es el derramamiento de sangre en la sociedad árabe”.

En la protesta de hoy, los integrantes de la caravana avanzaron lentamente con sus vehículos hasta Jerusalén y se pararon en varios puntos para denunciar la situación hasta su llegada a la ciudad.

A su vez, anunciaron que la próxima semana instalarán una carpa de protesta durante tres días ante la oficina de Netanyahu, como forma de ejercer mayor presión.

En 2019, la comunidad palestina-israelí organizó manifestaciones por la misma problemática.

El Alto Comité de Seguimiento árabe -impulsor de la protesta que integra a miembros de partidos y sociedad civil árabes- culpa a la Policía de años de desidia hacia su comunidad, que aglutina a palestinos y sus descendientes que permanecieron tras crearse el Estado de Israel en 1948, y que denuncian una discriminación institucional histórica.

Los homicidios también se han disparado desde la asunción como ministro de Seguridad Nacional -a cargo de la Policía- de Itamar Ben Gvir, ultraderechista, supremacista judío y de retórica antiárabe. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *