Más

Suscribirse

Redes Sociales

Bursamétrica Casa de Bolsa: en el ojo del huracán por megafraude financiero

Manuel Arturo Mollevi Palacios

La Fiscalía General de la República, a través de su Unidad Especializada en Investigación de Delitos Fiscales y Financieros, ha emprendido acciones legales contra Roberto Guzmán García y Manuel Arturo Mollevi Palacios, presuntamente vocal y director en Bursamétrica Casa de Bolsa, respectivamente. Estos personajes están siendo acusados de orquestar un gigantesco fraude bursátil en perjuicio de sus clientes y el día 28 de junio de 2024, tendrán que rendir cuentas ante un Juez Federal.

Las víctimas de este entramado irregular son numerosas, representando decenas de inversionistas engañados por las promesas falsas de seguridad financiera ofrecidas por los directivos de Bursamétrica Casa de Bolsa.

A estos clientes se les aseguraba una inversión en activos seguros, sin embargo, sus fondos terminaban desviados hacia certificados bursátiles fiduciarios sin valor alguno. Estos certificados, vale anotar, no contaban con la debida inscripción en el Registro Nacional de Valores de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

Todo se trató de una maniobra que involucra deuda privada emitida por empresas controladas por el empresario yucateco Roberto Guzmán García, las cuales operaban bajo el manto de terceros, designados como “Posiciones Estratégicas en Carteras” o “Servicios Inmobiliarios de Posturas”, sin estar sujetas a ningún tipo de supervisión. Como resultado de esta artimaña, los inversores de Bursamétrica se encontraron repentinamente con la pérdida total de su inversión.

Cabe mencionar que Bursamétrica Casa de Bolsa se vio implicada anteriormente en un escándalo financiero al fungir como intermediario en la malversación millonaria de fondos de SEGALMEX destinados a Diconsa o Liconsa, con un monto potencial que podría alcanzar los 9 mil 500 millones de pesos. Esto resultó en una multa de 6.3 millones de pesos para la casa de bolsa, como consecuencia de la colocación de recursos en certificados bursátiles sin valor y fuera del alcance regulatorio de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

Este caso podría considerarse uno de los mayores fraudes de deuda privada en la historia del país, afectando a cientos de personas, universidades públicas, sindicatos y entidades gubernamentales. En este esquema llamado “Ponzi financiero”, los defraudadores continúan captando fondos de clientes sin tener los activos para respaldar sus obligaciones, utilizando el dinero nuevo para pagar a los inversionistas anteriores o simplemente desapareciendo con los fondos, dejando a sus clientes en la ruina de la noche a la mañana.

“LA MARCA BURSAMÉTRICA ES MÍA”: ERNESTO O’FARRILL

No obstante que la dupla Roberto Guzmán García y Manuel Arturo Mollevi Palacios tiene años operando de manera fraudulenta, apenas es cuando la justicia mexicana los va a citar.

En este tenor, desde junio de 2022, Ernesto O’Farrill Santoscoy, presidente de Bursamétrica, se deslindó de este par de personajes de cualquier tipo de relación, y adelantó que ya estaban siendo investigados por varios delitos.

O’Farrill Santoscoy aseguró, según consignaron varias publicaciones: “Sí encabezan (Roberto Guzmán y Roberto Olea) un grupo criminal que está siendo investigado por La Fiscalía General de la República, la Procuraduría Fiscal, la Unidad de Inteligencia Financiera, el SAT y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores por diversos delitos entre los que se destacan: Delincuencia Organizada, Lavado de Dinero, Defraudación Fiscal, Delitos Financieros, Administración Fraudulenta”.

El mismo directivo de Bursamétrica afirmó que se trata del grupo Escorfín Corafi, los cuales, señaló, tienen más de una década ejecutando el fraude financiero más grande de la historia de México.

El grupo Escorfín Corafi se trata de un grupo de empresarios que han sido señalados de emitir certificados bursátiles privados, pero sin garantías de poderse pagar.

Y detalló su modus operandi: “Estos personajes usan una operación fraudulenta bajo el ‘esquema Ponzi’, en el que no hay fuente de pago, sino que ellos van emitiendo cada vez más y más deuda, que colocan mediante una red de promotores bursátiles con un esquema de jugosas comisiones en efectivo, entre Tesoreros de los Gobiernos Estatales, Fondos de Pensiones Estatales, Sindicatos y Universidades Públicas. Son los mismos que defraudaron con 800 millones a Segalmex. El tamaño de la deuda rebasa los diez mil millones de pesos”.

Ernesto O’Farrill declaró que hace 2 años (2020), tomaron de manera ilegal el control accionario de la Casa de Bolsa Bursamétrica, la cual forma parte del Grupo que preside Santoscoy, y la CNBV no les ha autorizado ninguna de sus asambleas por todas las irregularidades que se han presentado.

O’Farrill Santoscoy apostilló: “La marca Bursamétrica es mía desde 1987, por lo que ellos le han querido cambiar el nombre a BCB, pero esa marca también está registrada desde antes”.

Por ello, decenas de inversionistas defraudados ahora esperan que la justicia mexicana tome cartas en el asunto y cumpla su papel en contra de Roberto Guzmán García y Manuel Arturo Mollevi Palacios, quienes en su teatro montado engañaron y despojaron de su dinero a gente que confió en ellos.

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *